jueves, 26 de noviembre de 2015

GORY @ ALUNA ART FOUNDATION


Rogelio López Marín (Gory): apuntes para una retrospectiva (1975-2015)
Curada por Aluna Curatorial Collective (Adriana Herrera y Willy Castellanos)

Con el apoyo de The Barlington Group, el Miami-Dade County Department of Cultural Affairs, el Cultural Affairs Council, el alcalde y el Miami-Dade County Board of County Commissioners; y con la colaboración de ArtesMiami y de Art Circuits Magazine. Nuestro agradecimiento a los coleccionistas Alejandra & Alberto Poza, Rosario Martínez-Cañas y Esteban Blanco, quienes nos prestaron parte de las obras expuestas.

Del 21 de Noviembre de 2015 al 12 de Enero de 2016
Aluna Art Foundation
1393 SW, 1st. Street, Miami Florida, 33135
Inauguración: 21 de Noviembre, 7:00pm

La consciencia de que la historia del arte es un narrativa teórica e iconográfica cuya construcción –y deconstrucción- puede y debe pasar por la tensión contra los diversos modos de hegemonía que acaparan su relato, fue vital para la concepción de la exhibición Rogelio López Marín, “Gory”: notas para una retrospectiva. Así, Aluna Curatorial Collective ( Adriana Herrera y Willy Castellanos) rinde un homenaje largo tiempo debido, a uno de los pioneros del arte contemporáneo en Cuba, dueño de una visión tan personal como irreductible, y cuya decisiva contribución al arte y la fotografía -tanto en la isla como en el continente-, merece ser redimensionada.

Compuesta por pinturas, fotografías intervenidas e imágenes documentales pertenecientes a colecciones privadas y al archivo del autor, la exposición propone un estudio antológico de su obra desde la intersección de varias instancias estratégicas y conceptuales: la pintura como ejercicio estético de reafirmación existencial; la práctica de la fotografía y el uso del archivo como vehículos para la articulación de nuevas construcciones sobre lo real; y finalmente la música Rock, como inspiración y fuente de una práctica artística y una cultura de la resistencia que cuestiono, en el contexto posrevolucionario, las limitaciones a las libertades del individuo, sugiriendo vías alternas en las relaciones entre estética, política y poder.

Rogelio López Marín, “Gory”: notas para una retrospectiva, quedara inaugurada el próximo 21 de Noviembre de 2015 a la 7:00pm, e incluirá una serie de conocidos trabajos de este autor que no habían sido expuestos por varias décadas. Aluna Curatorial Collective ha trabajado con López Marín en el rescate y re-impresión de un conjunto de fotomontajes los 70-80’s, que cobran nueva vida gracias a las ventajas de la tecnología digital utilizada en función de respetar la naturaleza del procedimiento analógico tradicional. El rango histórico y temático de la exhibición es amplio e incluye, desde fotografías tomadas a mediados de los 70’s, pinturas de diferentes décadas, hasta su última y aún inédita serie Still Alive, realizada en Miami en el 2015.

Considerado una figura clave del Fotorrealismo en el arte cubano de finales de los 70’s, López Marín extendió su proyecto a la fotografía luego de renunciar a la pintura en el marco de la exposición Volumen Uno (1981), con la obra que ahora presenta en Aluna: Pieza inconclusa para pintor mecánico. Una parte significativa del trabajo artístico que desarrolla en esos años giró precisamente, en el vórtice de las contradicciones en torno a los matices de un arte realista en la isla. Desde entonces y hasta 1992, Gory se dedicaría exclusivamente a la fotografía, demostrando las posibilidades del medio como campo de experimentación artística y de reafirmación individual. Series como Sólo entrada (1975-78) -tachada de iconoclasta por la crítica de su época-contenían la esencia de ese Nuevo documentalismo(1) que revisó en los 90’s las grandes narrativas de la fotografía oficial, cuestionando a través de la metáfora “la presunta sustancia épica de lo real y la también presunta cualidad heroica de los sujetos”(2).

Sus fotomontajes de los 80’s evidenciaron desde temprano, una sensibilidad alternativa y una amplitud de recursos y procedimientos con muy pocos antecedentes en la tradición cubana. Dotado de una conciencia particular de las posibilidades del archivo, Gory crea un metalenguaje de base fotográfica que bebe en la pintura y su esteticismo, extendiendo su proyecto narrativo a través del texto poético. Series como Es sólo agua en la lágrima de un extraño (1986) o 1836-1936-1984 (1987), abrieron nuevos pasajes hacia una zona intangible y poco explorada de la realidad, creando el imaginario poético de un espacio que se desliza en la frontera entre el sueño y la vigilia. Sus documentaciones de las ciudades americanas realizadas en formato digital en las ultimas décadas, llevan el sello de un surrealismo revelador, que trastorna -desde lo paradójico- la experiencia perceptiva, confirmando el carácter ilusorio de la fotografía y de la representación.

La obra de Rogelio López Marín se consolida como ejercicio contemporáneo de síntesis y producción de nuevos contenidos, en una antropofagia saludable que lo remonta en el tiempo, al legado de visiones como las de Magritte, Richard Este, Eugène Atget o Duane Michaels. Con los años, su relato se convertiría en un registro elíptico y alternativo del acontecer cubano y de la experiencia migratoria que caracterizo a su generación. En la obra de Gory, en sus evocaciones oníricas o en el ámbito del recuerdo y de la ausencia que sus imágenes provocan, subyace un halo tan real -tan documental- como imaginario: la apacible imagen del desencanto, o la imposibilidad de habitar un espacio distinto al que sugiere la imaginación. O como clama el poema de Michael Ende que acompaña a las fotos en su composición: “Como un nadador que se ha perdido debajo de la capa de hielo, busco un lugar para emerger.”


Notas:
(1)(2) El concepto de un Nuevo Documentalismo en la fotografía cubana de los 90’s fue propuesto y explicado por el critico e investigador Juan Antonio Molina.






OCHO @ 17 FROST GALLERY





17 Frost Gallery is proud to present the exhibition OCHO, which will open at 17 Frost St., Brooklyn, NY, 11211 on Saturday, November 2nd, from 7:00 pm to 11:00 pm, featuring paintings, installations and photography by artists Angel Alonso, Michel Blazquez, Dunieski García, Yilver González, Frank Guiller, Rafael López-Ramos, Magín Pérez Ortiz, and Natasha Perdomo. All of them were born and raised in Cuba while some still live there (Alonso, García), Miami (González, López-Ramos, Pérez Ortiz, Perdomo), or New York (Blazquez, Guiller).

The exhibition celebrates Cubanness, friendship, love and great art and creativity, embodied in the artworks of this artists, some of which has previously exhibited at 17 Frost Gallery (García, Guiller, López-Ramos), while the others are welcomed for the first time to our space. They all represent a good sampling of Cuban Art in its diverse unity, belonging to different generations and having each one experienced very personal journeys.


Saturday, November 21st, from 7:00 pm to 11:00
17 Frost St., Brooklyn, NY, 11211 

Exhibition runs from November 21st through December 12th, 2015 –to visit during this time please make an appointment by contacting Javier Hernandez-Miyares.
Ph. 718 902 5714 / email 17frost@gmail.com / website http://17frost.com

viernes, 25 de septiembre de 2015

CHROMATIC APORIAS @ MUSEUM OF CONTEMPORARY ART NORTH MIAMI

Chromatic Aporias -a painting tetralogy
Rafael López-Ramos

September 19th - October 2nd, 2015

 770 NE 125th Street
North Miami, Florida 33161
T +1 305 893 6211
F +1 305 891 1472








This tetralogy of large-scale paintings embodies a moment of synthesis in López-Ramos’ work as he is returning to strategies and methods previously resorted to in his series Aporías del alma cubana* (Aporias
of the Cuban Soul), created in the mid 90s, while still living in Havana.

Those earlier works gathered different meaning constructions that have emblematized Cuba and “Cubanidad” (Cuban Identity), throughout its history. This includes realistic renderings of tropical fruits paraphrasing the gaze of colonial Art, the syncretism of Afro-Cuban religious symbols and Catholic images,
and the Revolution’s propaganda iconography.

In Chromatic Aporias the artist adds typical Americana popular culture characters, and esoteric symbols
related to the American political tradition. The carnivalesque mixture of such dissimilar narratives may
connote the cultural, philosophical and political paradoxes faced by the Cuban soul today, in a contemporary
reenactment of the Aristotelian concept of Aporia: the equality of contrary conclusions.

*The concept this series is based upon was first addressed by the artist in the text Los Corredores Aéreos del Alma Cubana, published in Revista LOQUEVENGA, La Habana, Año I No.1, 1994, pp. 71-72.

Exhibition Catalog

https://mocanomi.org/2015/09/moca-project-gallery-rafael-lopez-ramos/

sábado, 27 de diciembre de 2014

JOSÉ FRANCO @ Museo Mazzoni



UN HOMBRE ES UNA ISLA

Discrepo de ustedes, John Donne y Ernest Hemingway.
El hombre inmigrante es una isla que lleva consigo a todos lados
Todas sus tradiciones , idiomas, enseñanzas, historias, comidas,
Olores, ideas, formas de pensar y de vestir.
Sí, un hombre es una isla, más cuando viene de una isla.
Un hombre es una isla, como lo fue José Martí en los Estados Unidos.
Como lo fueron Picasso, Lam, Chagall, Beckett… en París.
Duchamp en Nueva York.
Nabokov en Berlín.
Cabrera Infante en Londres…
Y así todos los que por algún motivo político, económico o familiar,
Han tenido que mudarse con su isla en peso a otro lugar.
Un hombre es una isla cuando sigue pensando como en su isla,
Cuando cocina y come los alimentos de su isla,
Sea esta isla real o mental.
Un continente es una isla, pero de mayor tamaño,
El mar nos rodea a todos.
Un hombre es una isla cuando rememora, cuando escucha música, lee libros,
Y tiene la nostalgia de las cosas que dejó.
Un hombre es una isla cuando escribe, pinta, compone o piensa en su lengua,
En un lugar otro, como si fuera su isla.
Por eso un hombre es una isla.
Siempre digo que mi isla soy yo, dondequiera que me detenga,
En el país que sea.
Los dos metros cuadrados donde estoy parado son mi isla, son mi yo y serán siempre Cuba.
Un hombre es una isla, aun cuando tienda puentes, líneas aéreas y wasaps, twiters o llamadas telefónicas, aun cuando esté con toda la humanidad y nos ayudemos unos a otros.
Un hombre es una isla.
En la Edad Media, los castigos más grandes que existían eran la pena de muerte…
O el destierro.
Un hombre fuera de su país, siempre, siempre, será una isla.

JOSE FRANCO 2014. texto para la muestra del mismo nombre.

(info vía José Franco, en Facebook)

domingo, 21 de diciembre de 2014

LA PLASTICA CUBANA CONTEMPORANEA Y SUS TENDENCIAS

Ponencia presentada por Aldo Menéndez en el Seminario "La plástica cubana contemporánea y sus tendencias", celebrado el pasado 12 de Diciembre en el KOUBEK CENTER (2705 SW 3rd St, Miami Fl 33135), y organizado por el Centro Cubano de Promoción Intercultural (CPI). En este encuentro participaron artistas y críticos de la Isla y otros que viven fuera de ella; de la Isla estuvieron presentes David Mateo, presidente de AICA Cuba (asociación internacional de críticos de arte) y los pintores Manuel Mendive y Kadir López. De los que viven fuera de ella o fundamentalmente en los EEUU, participaron el artista y crítico de arte Aldo Menéndez y los pintores Baruj Salinas, Néstor Arenas y el escultor/fundidor Lázaro Valdés. 


 En el panel de izquierda a derecha Aldo Menéndez, Gustavo Godoy y David Mateo


La plástica cubana contemporánea y sus tendencias

Los que estamos hoy formando parte de este panel somos todos artistas e intelectuales que, independientemente del lugar donde estemos radicando, siempre nos hemos mantenido fieles al respeto mutuo y a la amistad, observando la máxima consideración ante las ideas, el pensamiento y la obra individual de cada quien. Pero en particular somos colegas que coincidimos en entregar todos nuestros desvelos y energías al trabajo artístico y profesional, al día a día, de hacer la propia obra o de propiciar y promover la de otros.

Presiento que no se puede hablar de la plástica cubana contemporánea y sus tendencias -un fenómeno que se presenta polémico y faceteado- sin hacer antes unas cuantas precisiones.

En la cultura y el arte occidental, prácticamente no existen desarrollos que al día de hoy se puedan limitar territorialmente o cercar geográficamente. Sobran por tanto las tan escuchadas expresiones: Arte de la Cuba de adentro y arte cubano de Miami, o de fuera. Esto equivaldría a recortarnos nosotros mismos las alas, porque las artes visuales cubanas y nuestra cultura, son ya fenómenos hace mucho transnacionales e internacionalizados, sobran los ejemplos de obras cubanas cimeras, hechas y lanzadas desde el exterior; cualquier otra postura sería estrecha y reduccionista.

Lo segundo que quiero puntualizar es que lo oficializado entre Cuba y Estados Unidos en materia de intercambios culturales, refleja por supuesto únicamente contenidos e intereses a nivel de estas naciones, que pueden favorecer entre ambas un clima general de relaciones más distendidas. Pero el intercambio en el terreno de la plástica entre artistas de la isla y compatriotas y colegas de Miami, en gran medida es un resultado privativo de esta ciudad. En tal sentido si alguien tuviera que otorgar medallas, debería empezar por colgárselas a negociantes y galeristas, que vieron un filón económico en traer pinturas y pintores radicados en Cuba. Y conste que al principio tuvieron que enfrentar oposición. Los que se arriesgaron hicieron posible que más adelante en menos de un decenio, convirtieran esa presencia del arte hecho en la isla, en una representación natural en galerías y residencias de Miami.

Que algunos pensando en enriquecerse lo hicieran mal. Que existieran desigualdades, arbitrariedades, engaños,  especulación, etc., y que los comerciantes de esta orilla jugaran con ventaja…, por supuesto que ha ocurrido. La ventaja no emanó solo de poseer el dinero, sino también del hecho de que es más fácil vender la fruta prohibida; tópicos imposibles de analizar hoy, en este lugar, en tan poco tiempo, pero espero que contrario a otras ocasiones podamos repetir este tipo de encuentro civilizado. Es innegable que estos comerciantes le dieron espacio en el exterior a obras consumadas y le fueron subiendo los precios; mientras daban a conocer por primera vez en la diáspora a muchos valores emergentes de la tierra natal.

Ahora, creadores radicados en la isla, constantemente hacen viajes a Miami contando con sus propios medios, incluso para encargar trabajos a empresas locales como la Fundición de Lázaro Valdés –una de las figuras que hoy nos acompaña. Al igual que los radicados aquí viajan y exponen en Cuba, pagándoselo ellos mismos (a mi derecha se encuentra invitado a este panel, Néstor Arenas, artista que recién acaba de exponer en la galería de la Fototeca habanera).

Cuando llegué a Miami en 1995, pocos en esta población conocían –por supuesto que especialistas y entendidos sí manejaban estos nombres- aportes y nombres tan relevantes como los de Antonio Vidal, Servando Cabrera, Loló Soldevilla o Ever Fonseca. Diez años después infinidad de miamenses consumían através de especuladores y galeristas a estos artistas y a un sinnúmero de otros radicados en la isla, como Sosabravo, Mendive, Kacho, Fabelo, Flora Fong, Pedro Pablo Oliva o el recién desaparecido Salvador Corratgé.

Quisiera hacer otra especificación imprescindible. En esta época, cuando en el mundo la mayoría de los artistas responden a las leyes impuestas por el comercio y el mercado, y la obra de arte se torna en producto artístico de consumo, hay colegas de Miami, que ven cualquier irrupción del arte hecho en la isla, como competencia indeseada, rechazándola y pidiendo sea sacada de aquí, pensando quizás que de ese modo se le pone mas difícil  obtener el plato de comida. A veces esto es lo que se esconde detrás de criterios socio-políticos emitidos por determinados artistas cubanos establecidos de este lado del estrecho floridano, olvidando que se trata de un comportamiento adoptado por el llamado “mundo libre”, o sea la libre competencia donde todos deseamos se impongan los individuos con mayor talento y los productos de mejor calidad. Por esa regla tampoco podríamos darle cabida en Estados Unidos, por ejemplo, a la actual pintura made in China, si lo exigieran los pintores chinos arraigados en San Francisco.

Antes de analizar cualquier tendencia, a mi juicio, debemos  tener claro, que esos mismos mecanismos comerciales y el  actual estilo de financiación del arte consiguen muchas veces que por el contrario, numerosos proyectos se alejen cada vez más de la crítica social y la problematización de los contenidos. Proponiéndonos en cambio expresar y resaltar: lo ligero y banal, lo decorativo y complaciente, el romanticismo descafeinado y la nostalgia, lo ambiguo y frívolo, el exotismo y lo asombroso. Y eso, como señala Vargas Llosa es seguir al pie de la letra los dictámenes de una civilización basada en el espectáculo, que estimula la alienación o enajenación resultante del fetichismo de la mercancía.

Esto es lo que a mí parecer está influyendo demasiado en  las tendencias abrazadas por las artes visuales cubanas. Que sin importar donde estén hechas, tienden frecuentemente a seguir la cosmopolita y dominante corriente comercial que alienta un crecimiento del materialismo. Y no hay que olvidar que violentar las verdaderas reglas de juego del mercado puede conducir a una grave crisis.

Es una corriente de codicia desenfrenada la que está configurando universalmente la oferta cultural como “una selva promiscua”, que alienta la confusión entre precio y valor de la obra; requiriendo autores “vistosos y pirotécnicos” capaces de sorprender a un espectador difícil de impresionar; logrando hacer predominar las imágenes sobre las ideas.

Por tanto, dentro y fuera de la isla, las artes visuales cubanas y las artes visuales en general, creo, tienen por máximo peligro, estar tan pendientes de tendencias globalizadas dirigidas a saciar el gusto consumista y a entretener al gran público. Nuestros peores enemigos son modas y apetitos creados artificialmente. Al perder fuerza las grandes utopías colectivas –en los 90’s del siglo pasado- y sin una aceptación ecuménica de la democracia, sería terrible no intentar conectar al arte con nuevos ideales; es esto sin dudas lo que debemos priorizar, el lugar donde debemos tener puesta la mirada, y no en los rencores personales, sociales y políticos que podamos haber acumulado en nuestra vida, un artista no puede alimentarse de odios y resentimientos.


Aldo Menéndez

12 de diciembre del 2014.   

Nota: Durante otras intervenciones y respuestas del panel al público asistente, dejé claro que estábamos mirando al futuro, pero que no olvidaba nada de lo ocurrido antes, sin embargo deseábamos partir de cuestionar la mas palpitante actualidad sin salirnos demasiado de nuestro ámbito artístico. Además, si analizamos el pasado, es bueno resaltar lo que ha cambiado, rectificado o superado en ambas orillas, sin insistir tanto en flagelarnos con las barbaridades cometidas por otros; mientras distinguimos a aquellos que en cualquier sitio han hecho y hacen esfuerzos por mejorar las condiciones de nuestras artes y cultura.