viernes, 22 de junio de 2018

COMUNICADO DE SANDRA CEBALLOS Y ESPACIO AGLUTINADOR





Información de Espacio Aglutinador

El Espacio Aglutinador y yo (Sandra Ceballos) hemos sido víctima, por estos días, de difamaciones, calumnias y graves acusaciones dentro de un Tsunami de ciber-ataques sin fundamentación real, por parte de cubanos que se encuentran en el exilio.

Estas personas están poniendo al descubierto su falta de información, poseídos y cegados por catarsis que responden a sus propios problemas mentales, frustraciones y resentimientos. Esas histerias frenéticas (que además los impulsan a buscar falsos testimonios escupidos con lenguaje vulgar) los han llevado a atacar bajo la coraza de internet.

Es evidente que esta actitud en contra de un lugar independiente para las artes, emblemático y aguerrido, como ha sido el Espacio Aglutinador (en donde han exhibido más de 300 artistas de varios puntos del planeta, en donde se han creado proyectos altruistas para apoyar a artistas que viven y trabajan en condiciones precarias, en donde se han realizado talleres de arte, conciertos, lecturas literarias con escritores censurados y no, en donde las personas que lo habitamos tuvimos que renunciar a nuestra privacidad por mucho tiempo) es una prueba de que están abiertamente tomando la misma postura de personas que representan a las instituciones y otras autoridades oficiales cubanas, las cuáles también han intentado sabotear - mediante disímiles tácticas- y desmembrar este reducto de arte en Cuba, además de otros espacios y proyectos culturales también de carácter privado. Esto me hace pensar lo siguiente: ¿esta (sospechosa) acción acometida por esos cubanos exiliados, será otra puesta en forma de esas tácticas de guerra fría internas? No acuso, solo invito a la reflexión.

No solamente intentan destruir al Espacio Aglutinador, sino también a las iniciativas alternativas que han estado emergiendo dentro de las Artes en Cuba durante estos últimos años; éstas han sido creadas y mantenidas con mucho sacrificio y rigor por parte de sus organizadores.

Muchas personas queridas (familiares, amigos y personalidades de la cultura a nivel mundial) se han sentido ofendidas ante tanta ignominia e injusticia, algunos de ellos han respondido enérgicamente, otros prefieren no alimentar el ego descabellado de las fieras y los tildan de locos, pero actuarán de otra manera y apoyarán aún más nuestras ideas y los proyectos desde el exterior. El equipo de Aglutinador agradece públicamente las bondades, admiración y el sentimiento de justicia de estas personas. Uno de ellos me comentaba por teléfono: la creación y seguimiento del Espacio Aglutinador en sí mismo ya es una acción valiente, creativa y didáctica bajo el contexto cubano. Las curadurías son enriquecedoras por sus aportes estético/conceptual, originalidad y personalidad. Además un ejemplo de resistencia.

Por último, aprovecho la ocasión para que nuestros colegas, colaboradores, amigos y enemigos tengan bien clara nuestra postura:

-No somos voceros de ningún sistema político, aunque nuestra existencia física se desarrolle dentro de este.

-No estamos relacionados con arribistas ni oportunistas vinculados a histerias politiqueras.

-Seguiremos defendiendo nuestras ideas y posición con relación a los derechos de independencia y libertad de expresión (mientras no caigan en faltas de respeto personal) dentro de las Artes en Cuba.
-Seguiremos trabajando para el arte y los artistas sean o no activistas, alternativos u oficiales, conocidos o desconocidos, graduados de arte o autodidactas, jóvenes o viejos, hombres o mujeres, homosexuales o heterosexuales, ricos o pobres, blancos, negros o amarillos, mientras posean, como dice nuestro estatement: esa necesaria dosis de honestidad y desasosiego ante la creación propios del arte verdadero.

Exhortamos a estas personas -que residen fuera de Cuba y que comenzaron este patético inter-brete, hundidos en un fracasado intento de des aglutinar y embarrar con sus vómitos verbales tantos años de esta apasionante labor que hemos estado y estamos realizando bajo presiones, discriminación y sacrificio, no solamente por la parte de los iniciadores de Aglutinador sino también por todas las personas que han participado, trabajado y colaborado con nuestros eventos- a que demuestren (si lo poseen) el valor de vivir en Cuba ahora, sufriendo escasés de toda índole y que realicen un proyecto de arte independiente aquí, desde adentro y en caliente, pero sobre todo, que tengan el coraje para continuarlo sin claudicar ni salir corriendo ante las envestidas y sin permitir que el agotamiento y consternación ante la mediocridad humana desvanezca el ímpetu de resistencia.

Ah!, pero si no pueden, al menos tengan la dignidad de coser ese hueco que tienen entre la nariz y la barbilla.
Sandra Ceballos junio/2018


miércoles, 23 de mayo de 2018

Presentación del libro "Una onza de amor", de Lucía Ballester




Friday at 7:30 PM - 10:30 PM
Altamira Libros
219 Miracle Mile, Coral Gables, FL, Miami, Florida 33134
 
 Funcionarte Corp y CAAW Ediciones te invitamos a nuestro próximo evento Fuera de Catálogo Artista, con la presentación del libro de poemas e ilustraciones de Lucía Ballester, "Una onza de amor". 

Palabras de presentación a cargo de Kelly Martínez-Grandal y Aldo Menéndez.
El libro estará a la venta al finalizar la presentación.
La entrada es gratis.

domingo, 20 de mayo de 2018

ARTISTismo -o cómo lidiar con el mundo del arte en el Siglo XXI



(English version follows)

El siglo XX comenzó con un gran realce del artista como
shamán y mago de la creatividad, cobrando por primera vez en la historia moderna, cierta importancia en la dinámica de poder dentro de este campo. Pero durante la segunda mitad del siglo, el mundo del arte se fue corrompiendo exponencialmente, entre el fermento del mercado más desregulado y el campo que produce los criterios de valor más subjetivamente; un proceso que ha tenido al arte como principal víctima y al artista como daño colateral.

Este fenómeno se hizo más notorio en la última década,
tras la implosión de la llamada "burbuja del arte contemporáneo" generada por la inflación de precios y la fabricación de figuras señeras, cuya obra no estaba realmente al nivel magistral que el mercado le confería. Eso hizo que las casas de subasta centraran su atención en el arte modernista, el asidero más sólido que encontraron para poder mantener su maquinaria funcionando. Después, algunas grandes galerías siguieron su ejemplo y captaron artistas que hacían algún tipo de arte con sabor modernista, lo que resultó en la creciente ola de arte formalista (el crítico Walter Robinson lo calificó como Formalismo Zombie), y de arte abstracto en todos sus sabores, desde el concreto al expresionista, inundando ferias, revistas, galerías y museos de arte.En una atmósfera plagada por esta especie de "Modernismo pasado por agua" (le llamo también After Modernism), nada más apropiado que un manifiesto -el gesto Modernista per se-, y sustituír el dicho de Ezra Pound "Hazlo nuevo" (que encarnó el espíritu de ese periodo) por "Hazlo bien", no como un grito de guerra, sino como un susurro de esperanza para el futuro del Arte, tan importante para la salud espiritual de nuestra civilización, que se está transformando rápidamente bajo la influencia de las nuevas tecnologías, aunque no necesariamente deba perder su alma en el proceso, pues puede incluso crecer y expandirse, si las usamos sabiamente.

Por otro lado, las galerías favorecen cada vez más el trabajo de aficionados
con dinero (que ven al arte como buena idea de negocio, considerando la correlación entre horas de trabajo, costos de materiales y precios de venta), sobre la obra de creadores experimentados que, a veces son invitados a exponer junto a aquellos, sólo para prestar su aura y ser una especie de facilitadores de ventas a quienes pagan las paredes por pies cuadrados.

Por lo tanto,
haciendolo bien podríamos enmendar la posición impotente que nos ha sido designada, y tal vez incluso cambiar las reglas a nuestro favor, para que todos los artistas, jóvenes y viejos, graduados o autodidactas, puedan prosperar con su arte, sin importar que no sigan las viejas fórmulas revividas por la nueva moda formalista, o no puedan ni quieran pagarse paredes en galerías y ferias. No es necesario otro "Ismo" en pos de la experimentación y novedad formal (algo que ya se hizo hace un siglo) sino crear un movimiento capaz de agrupar y empoderar a artistas que creen formas excelentes, cargadas de contenido y sustancia -lo cual ha sido por siempre la esencia del gran arte, desde la antigüedad a la contemporaneidad.Los artistas somos los mejor equipados para distinguir lo real de la patraña en nuestro campo específico, y quizás sea este el mejor momento para usar ese ojo crítico por nuestro propio bien. Validemos el arte de nuestros colegas que así lo merezcan, para no seguir permitiendo que otras personas decidan quiénes son los maestros y artistas geniales que recibirán los elogios y el dinero -usualmente excesivos para sus cuestionables obras, pero perfectas en su rol de productos destinados a alimentar un mercado manipulado. Los artistas debemos recuperar nuestro lugar en el mundo del arte, y en la sociedad en general, ya que somos los que creamos ese objeto suntuario, ese rubro comercial, que resulta aún más valioso cuando lo tratamos como materialización de la inteligencia, la sensibilidad y la espiritualidad del grupo humano específico al que pertenecemos, y de toda la especie humana.Siguiendo el ejemplo del Salon des Indépendants, (creado en 1884 por los impresionistas cuando sus obras fueron rechazadas por el salón oficial de la Académie Royale de Peinture) nos podremos librar de los especuladores y estafadores que inventaron un mercado que nació torcido, y crear nuestro propio mercado artístico, alternativo, acorde a nuestras necesidades e intereses. A pesar de ser el arte una profesión muy competitiva, debemos dejar a un lado la competencia y practicar más la cooperación. La competencia nos debilita y divide, la cooperación nos fortalece y engrandece como artistas y como personas.

Organicemos nuestros propios grupos de acuerdo a las afinidades personales y artísticas, realicemos y curemos nuestras exposiciones independientes, recurriendo a nuestros propios medios, que son muchos, aunque no incluya un gran capital financiero, pero contamos con un capital igual de importante, las relaciones y contactos en los más diversos estratos de la sociedad, la creatividad con la que podemos enfrentar los más diversos retos en la producción de cualquier evento y, por su puesto, nuestro intenso deseo y necesidad de difundir nuestro trabajo y triunfar con él, comercializándolo honestamente, a precios igualmente realistas y dignos. Al agruparnos sustituiríamos el concepto de “genio solitario” del Modernismo por el de Genio Colectivo: multiplicado sinérgicamente por la unión, nuestro alcance total es mayor que la simple suma de los individuos.

La otra opción sería continuar quejándonos y criticando los desmanes del mundo del arte, ello nos brinda efímero alivio psicológico; una momentánea catársis y la posibilidad de que todo siga igual.

Rafael López-Ramos

P.S.- Algo más que podemos ir haciendo es abogar porque se aprueben estas dos leyes en el Congreso de los Estados Unidos:
- Artist-Museum Partnership Act
- The Artist's Resale Royalty
   
----------------------------

ARTISTism -or how to deal with the art world in the 21st century

The twentieth century began with a great boost to the figure of the artist as a shaman and magician of creativity, gaining some importance in the dynamics of power within this field for the first time in modern history. But during the second half of the century, the art world got exponentially corrupted, between the ferment of the most deregulated market and the field that more subjectively produces the criteria of value; a process that has had art as the main victim and the artist as collateral damage.

This phenomenon became more conspicuous in the last decade, after the implosion of the so called “contemporary art bubble” generated by the inflation of prices and the fabrication of towering figures whose work wasn't really up to the masterly level granted by the market. That made the main auction houses to turn their attention to Modernist art, the closest solid stone they found to step on to try and keep their mill grinding. Afterwards some big galleries started following suit and added to their stables artists doing some sort of Modernist flavored art, resulting in the rising tide of formalist art (critic Walter Robinson branded it as Zombie Formalism), and Abstract art in all its flavors, from the concrete to the expressionist, flooding art fairs, mainstream magazines, galleries, and museums.

In an atmosphere ridden by this sort of “After Modernism”, nothing more appropriate than a manifesto, the Modernist gesture per se, turning Ezra Pound’s dictum “Make it new”, which embodied that period's spirit, into “Make it good”; not as a war cry but a whisper of hope for the future of Art and the important roll it plays in the spiritual health of our civilization, which is quickly transforming under the influx of the new technologies, although it doesnt necessarily have to lose its soul in the process, as it can even grow and expand, if we use them wisely. .

On the other hand, galleries are increasingly favoring the work of wealthy hobbyist (who thought art may be a good business idea, considering the correlation of work hours, supplies costs, and sale prices), over the work of seasoned creators who, some times get invited to exhibit along them only to lend their aura and being a sort of sales facilitators to the ones who pay for the walls by square feet.

Thus, by making it good we may try to amend the powerless position artists have been designated, and perhaps even turn the tables in our favor, so all Artists, young and old, schooled or self-taught, could thrive with their Art,
no matter if they do not follow the old formulas revived by the new formalist fashion, or cannot or wish not pay for walls in galleries and fairs. There is no need for another "Ism" in pursuit of experimentation and formal novelty (something already done a century ago), but to create a movement capable of grouping and empowering artists who create excellent forms, loaded with content and substance -which has been forever the essence of great art, from antiquity to contemporaneity.

Let's unite and validate our peer artists works as we are the best equipped to tell the real thing from the bullshit in our specific field, and now is the moment to use that discerning eye, in our best interest.

Do not allow anymore that someone else decide who are the geniuses and master artists who deserve all praise and money -usually way excessive for their banal works, but perfect in their roll of commodities destined to feed a bogus market. Artists must recover our place in the art world, and the whole society, since we are the ones who create that luxury object, that trading commodity, which is even more valuable when we treat it as materialization of the intelligence, sensitivity and spirituality of the specific human group we belong to, and ultimately of the entire human race.


Following the example of the Salon des Indépendants (created in 1884 by the Impressionists when their works were rejected by the official salon of the Académie Royale de Peinture) we can get rid of the speculators and swindlers who invented a market that was born crooked, and create our own alternative artistic market, according to our needs and interests. Despite the fact that art is a very competitive profession, we must put aside competition and practice cooperation more. Competition weakens and divides us, cooperation strengthens and enhances us as artists and human beings.

Let's
organize our own groups according to personal and artistic affinities, produce and curate our independent exhibitions, using our own means, which are many, despite not having a large financial capital, but we have an equally important capital, the relationships and contacts in the most diverse strata of society, the creativity with which we can face the most diverse challenges in the production of an event and, of course, our intense desire and need to spread our work and succeed with it, commercializing it honestly, at equally realistic and worthy prices. Thus we would replace the Modernist concept of "solitary genius" with that of Collective Genius: multiplied synergistically by the union, our total reach is greater than the simple sum of the individuals.

The other option would be to continue complaining and criticizing the excesses of the art world
, it will lend us a momentary catharsis, an ephemeral psychological relief, and the garantee that all will keep unchanged.

Rafael López-Ramos

P.S.- Something else we could do in the meantime is advocating for these 2 bills to be aprooved by the Congress of the United States:
- Artist-Museum Partnership Act
- The Artist's Resale Royalty 

lunes, 29 de enero de 2018

UNOFFICIAL @ Kendall Art Center



Unofficial
Kendall Art Center is proud to present “Unofficial” a group show by Alejandro Arrechea, Manuel Arenas, Ernesto Arencibia, Ángel Delgado and Magín Pérez.
Where is it possible to place, in the course of almost six decades of post-revolutionary Cuban art, the origin of the contradictions between the official and the unofficial, between the collective and the particular, or between full adherence to the social project and individual freedom to express any distancing from this? The answer seems to go back in time, to the years after the triumph of the rebels in 1959. The truth is that the contradictions inherent in the Cuban socialist model had an early impact on artistic creation, opposing the cultural policies of the state and its institutions to not a few of the experiences that were proposed - from different practices and creative strategies - to question the paradoxes of the system and its inconsistencies.

Since then, the antagonism between the heteronomous (that which is subjected to an alien power that prevents the free development of its nature) and the autonomous (or the ability of subjects to establish rules of behavior for themselves and for others, within the limits that the law states), has conditioned a sensitive area of contemporary Cuban art, generating together a spirit of time - a critical drive - and a fertile repertoire in contempt, camouflage, alternative strategies and aesthetic rebellions, that today identifies a considerable part of the art that is produced inside and outside the island. But how is it currently being built, the visible body of this concept that we clearly identify as the official, when the critical space of the artist transcends the borders of the island to access the global village?

Unofficial, the exhibition presented by the Kendall Art Center curated by Henry Ballate, provides a space for reflection on the subject, from a set of works by five artists graduates of the Academy of San Alejandro in the early eighties. Their works seek to create, from various strategies, an annoying noise in the homogeneous chorus of power and its social constructs - be it that of ideologies, that of finance or the press and its manipulations - as a way of establishing a nexus that is as affective as aesthetic, or recovering, from the creative gesture, the autonomous dimension of the subject and the inaprehensible essence of the artistic product.
 
Willy Castellanos.

Opening reception: February 2, 2018  6:00 - 11:00 pm 
12063 SW 131st Ave Miami, FL  Ph: 305 778 7739


martes, 16 de enero de 2018

MALDITOS DE LA POSTGUERRA -Catálogo


MALDITOS DE LA POSTGUERRA
Nuevo catálogo de ESPACIO AGLUTINADOR (2016 - 2018), La Habana, Cuba
Curado por Sandra Ceballos.
.………………………………………………………………….

- con textos críticos por Iván de la Nuez, Sandra Ceballos, Coco Fusco, Orlando Hernández, Magaly Espinosa, Yanelis Núñez Leyva, Gerardo Mosquera, Paco Barragán, Maite Díaz González, José A. Evora y Alejandro Valdés.
………………………………………………………………………

Artistas: Juan-Si González, Onni-Zona Franca, Amaury Pacheco, Alberto Casado, Ángel Delgado, Guido Llinás, Chago, Manuel Vidal, Jesús de Armas, Antonia Eiriz, Tania Brugueras, Ezequiel Zuárez, Arte Calle, Alejandro López, Ana Olema, Carlos Martiel, Carlos R. Cardenas, Eduardo Marín, Eduardo Zarza Guirola, Enfori García, Hamlet Lavastida, Italo Expósito, Fernando Ruíz, Jesús H. Guero, Luis Manuel Otero Alcántara, Maite Díaz González, Nadal Altelmo, Rafael López Ramos, René Esteban Quintana, Rodolfo Peraza, Samuel Riera, Sandra Ceballos, Umberto Peña y Vladimir de León Llaguno.

Más información sobre el proyecto  MALDITOS DE LA POSTGUERRA
https://www.espacioaglutinador.com/new-page-5/
https://www.diariolasamericas.com/america-latina/proyecto





 

lunes, 16 de octubre de 2017

TODO LO QUE QUERÍA SABER DE SERIGRAFÍA ARTÍSTICA CUBANA…Y NUNCA LE CONTARON




Bajo este título se presenta en Miami, una de las muestras más ambiciosas de carácter histórico, que resume a través de casi 130 exponentes originales (firmados y numerados), el camino recorrido por la serigrafía artística cubana dentro y fuera de la isla, desde el pasquín político y los carteles comerciales republicanos, pasando por los carteles de cine del ICAIC, hasta el Taller René Portocarrero de La Habana. Además abarca la producción de numerosos talleres fundados por cubanos en el extranjero: París (Atelier Arcay), Madrid (Talleres: Serie Gráfica, Fuera de Serie, Cuba 513, Factoría de Arte Bernal, Pepe Herrera, etc.), Vigo (Taller Villalobos), Barcelona (Jans-Portocarrero), Cuernavaca (Taller La Siempre Habana), Lima (Taller Caury), y Miami (Taller Miami Press), entre otros.
El Kendall Art Center (KAC) será el marco de esta exposición, que se inaugura el viernes 10 de noviembre del 2017, organizada por el artista visual, crítico de arte y serígrafo cubano Aldo Menéndez; curada por la artista Ivonne Ferrer y por Henry Ballate. Entre los coleccionistas que aportan piezas está el propio fundador del KAC, Leonardo Rodríguez. Con el mismo título de la exhibición se pondrá a la venta una monografía conteniendo un relato exhaustivo y apasionante del desarrollo de esta técnica, con más de 300 reproducciones; en ella Menéndez nos introduce el tema desde sus antecedentes en el neolítico, hasta el momento en que se presenta (1942), en el Liceum de la Habana, una exhibición de serigrafías artísticas norteamericanas, que incluía las primeras serigrafías vendidas a través de una galería de New York.

Aquel envío fue visto por los artistas concretos cubanos Salvador Corratgé y Wifredo Arcay, cuyos testimonios citados, son verdaderamente reveladores. Tiempo después Arcay establece en París su propio Atelier, que llegará a ser considerado como el mejor del mundo, luego él trae a Cuba por primera vez una exposición de serigrafías artísticas, de autores de la vanguardia europea (Vasarely, Kandinsky, Bloc, Arp, Sonia Delaunay, Poljakoff, etc.), que impactó y marcó los años 50’s. Una década más tarde Salvador Corratgé, será coordinador, participante e impresor de las dos primeras carpetas de serigrafía artística de Pintores Concretos Cubanos. Arcay y Corratgé se unirán, pasados más de veinte años, para asesorar al taller Rene Portocarrero de La Habana, fundado por Menéndez, en 1983.

Sería imposible enumerar aquí a todos los artistas incluidos, baste decir que se presentan obras de maestros como: Lam, Corratgé, Rivadulla, Portocarrero, A. Eiriz, Raúl Martínez, Servando, Amelia, Carmen Herrera, Hugo Consuegra, Agustín Fernández, Gay García, Mariano Rodríguez, José Mijares, González Puig, Rafael Soriano, Julio Girona, Guido Llinas, Sosabravo y un largo etc. De las generaciones posteriores cuelgan estampas -también firmadas y numeradas- de: Rene Azcuy, Mendive, Víctor Gómez, Luis Miguel, Tomás Sánchez, Nélida López, José Bedia, Fors, Pepe Herrera, Carlos García, Gustavo Acosta, Pepe Franco, Nelson Villalobo, Ciro Quintana, Rubén Rodríguez, Aldito Menéndez, P. Vizcaino, Néstor Arenas, Robaldo Rodríguez, Carlos Luna, Carlos Estévez, Ivonne Ferrer, Gelabert, Ana Albertina, Tomas Esson, Adriano Buergo y Bernal, entre muchos otros.

Inauguración: viernes, 10 de noviembre, 6:00 - 11:00 pm
Kendall Art Center -12063 SW 131st Ave Miami, FL 33186
Phone: 305 778 7739 
 

(Nota de Prensa vía KAC)

jueves, 14 de septiembre de 2017

FUNDRAISER FOR AGLUTINADOR



https://www.gofundme.com/Aglutinador

Cuban-American artist Coco Fusco will team up with Cuban artist Sandra Ceballos to create workshops in English that explore cutting edge art trends thriving at the margins of officially sponsored culture in Cuba. Sandra is the founder and director of Aglutinador, Cuba's longest running autonomous art gallery.  The gallery is located in Sandra's modest home in Havana. Since 1994, Aglutinador's has served as a hub for critically engaged artistic activities in Havana.

Artists, arts professionals, students and researchers from around the world will be invited to dialogue with Cuban art historians, critics, curators and artists, visit artists studios and independent art galleries. Participants will also have access to Aglutinador's extensive archives. One of our key goals is to digitize those archives to make them available to researchers everywhere!

For over twenty years, Aglutinador has hosted exhibitions, screenings and performances featuring artists who have been censored, imprisoned, forgotten or denied access to mainstream institutions because they are autodidacts.

We have created this campaign to raise funds  for multi-media equipment, upgrading our communications systems, digitizing archives and producing translations. Aglutinador needs to be bigger and better to get this project  up and running!

Why Support Aglutinador? Aglutinador is Cuba's longest running independent art gallery. Keeping it open and active for more than 24 years is an extraordinary feat in a country where the state maintains a monopoly on cultural management. Dozens of Cuban artists residing on the island as well as in exile, have presented work there. Young Cuban artists who want to test out challenging projects as well as older Cuban artists who have encountered censorship and institutional indifference have sought out the gallery to create memorable exhibits. Internationally known Cuba artists such as Tania Bruguera and Carlos Garaicoa have shown their work there.  Aglutinador has also hosted exhibitions by international artists such as Santiago Sierra, William Cordova and Leslie Hewitt. Fusco and Ceballos  want to offer Aglutinador's history as an educational resource to the world.

Please help us share Aglutinador with Cuban art lovers everywhere!

https://www.gofundme.com/Aglutinador

jueves, 24 de agosto de 2017

ARTISTAS EN EL PURGATORIO @ KAC


ARTISTAS PARTICIPANTES

Adriano Buergo/Adrián Menéndez/Agustín Fernández/Aldo Menéndez/Alonso Mateo/Alejandro Aguilera/Ana Albertina/Ángel Delgado/Antonia Eiriz/Armando Guiller/Armando Mariño/Arturo Cuenca/Carlos R. Cárdenas/Carlos Estévez/Carlos González/Carlos Luna/Carlos Sanjurjo/Clara Reynardus/Consuelo Castañeda/Ciro Quintana/Elsa Mora/Fernando García/Flavio Garciandía/Gay García/Glexis Novoa/Guido Llinás/Gustavo Acosta/Heriberto Mora/Humberto Castro/Ileana Villazón/Ismael G. Peralta/Iván Cañas/Ivonne Ferrer/José Bedia/José Franco/Juan-sí González/Julio Antonio/Luis Cruz Azaceta/Luis Mallo/Magdalena Campos/Maldito Menéndez (Aldito)/Mario Algaze/Mario Almaguer/Mario García Joya/Marta María Pérez/Néstor Arenas/Ofill Echevarria/Pablo Carreño/Pedro Vizcaíno/Rafael López-Ramos/Ramón Grandal/Robaldo Rodríguez/Rogelio López Marin (Gory)/Rubén Mendoza/Rubén Torres Llorca/Sandra Ramos/Sergio Payares/Tomás Esson/William Castellanos/Yovani Bauta.
 

El viernes 22 de septiembre, la galería de arte del Kendall Art Center (KAC) inaugura la exposición titulada Artists in Purgatory/Artistas en el Purgatorio, que exhibe obras de mas de medio centenar de artistas cubanos representados en la colección Jorge Reynardus, quien nació en Panamá, se crío en Cuba y fue un exitoso publicista en New York; enamorado de nuestras artes visuales, fundador y presidente de Alianza de Arte Cubano, una institución creada para ayudar a nuestros valores radicados fuera de la nación sobre todo en Norteamérica. Colección que es parte de un legado familiar, pasión compartida con su esposa Patricia Buttenheim y sus hijos.



La muestra está compuesta sobre todo por artistas que tienen, colgadas en el Museo Nacional de La Habana, obras anteriores a su salida al exterior a partir de 1989, grupo cohesionable por sus aportes en los años 80’s al arte en la isla, que al emigrar se han sentido de alguna manera como en un “limbo” con relación a lo que el arte oficial asume y potencia dentro y fuera de la patria. Hoy en día, un enorme porcentaje de países tratan por cualquier medio de atraer a las figuras que brillan extraterritorialmente sin discriminarlas por factores políticos, que son ajenos al arte, pero ya se sabe, este no es el caso del gobierno cubano; pueblo que sin embargo, desde siempre ha contado con infinidad de artistas que gestaron sus mejores obras en el extranjero.  De ningún modo se trata de una demanda, ni siquiera de una queja, es fundamentalmente el análisis de una realidad, testimonios de un fenómeno en específico y de determinados comportamientos.



Como parte del apoyo para promover la labor de estos creadores en riguroso presente, la Alianza aprovecha la ocasión para lanzar simultáneamente un libro bajo el mismo título de la exposición y publicado por el sello editorial Artium Publishing. El volumen en inglés consta de 346 páginas y 326 reproducciones de obras y diversos materiales visuales históricos, con sendas introducciones de William Kennedy, premio Pulitzer y del propio Jorge Reynardus, además de ensayos de gran interés de importantes críticos, galeristas y especialistas: Aldo Menéndez, Ricardo Pau Llosa, Gerardo Mosquera, Nina Menocal, Dennys Matos, Janet Batet y Silvia Pedraza.



Su editor el conocido artista Aldo Menéndez comparte la Curaduría de esta exposición con Henry Ballate del KAC, contando además con la asistencia de Ivonne Ferrer.

Son muchos los participantes destacados que todavía en la actualidad habitan “ese purgatorio”: José Bedia, Carlos Cárdenas, Rogelio López Marin (Gory), Rubén Torres Llorca, Arturo Cuenca, Humberto Castro, Gustavo Acosta, Carlos Estévez, Ana Albertina, Adriano Buergo, Rubén Mendoza, Ofill Echeverria, Pedro Vizcaíno, Juan-si González, Alejandro Aguilera, Ciro Quintana, Néstor Arenas, Carlos Luna, Rafael López Ramos, entre otros.   



La exposición igual recoge algunos destacados artistas desaparecidos fuera de Cuba, como: Antonia Eiriz, Agustín Fernández, Guido Llinás, Gay García, etc. Y a otros talentos emergentes como su propia hija Clara Reynardus, que igual forman parte de la Colección Jorge Reynardus. Son piezas características de los respectivos estilos personales, de distintas manifestaciones (pintura, grabado, fotografía, escultura, etc.). Prácticamente todas creadas en el “limbo” después de iniciarse este nuevo siglo.



La exposición comenzó su recorrido en Sarasota, Florida, ciudad donde radica Jorge Reynardus. Allí fue expuesta en Selby Gallery, del Ringling College Campus, en diciembre del 2015, siendo titulada entonces Cuban Art / From the Collection of Jorge Reynardus. Solo a su inauguración asistieron cerca de mil personas.
Viernes 22 de septiembre, de 6:00 a 11:00 PM
Kendall Art Center
12063 SW 131st Ave.
Miami, FL 33186 
Telf. 305 778 7739

Portada del libro


Agustín Fernández
Carlos Estévez

Gay García

Ivonne Ferrer

Rafael López-Ramos

 Juan-Sí González

 Adriano Buergo
 
Arturo Cuenca

Carlos Luna

Mario Almaguer

 

viernes, 26 de mayo de 2017

CUBAN ARTISTS: THE PRODIGIOUS DECADE





CUBAN ARTISTS: THE PRODIGIOUS DECADE
A Curated Exhibit with Historic and Recent Artworks from the 80’s Generation.
From June 1 to August 30, 2017
VIP Opening Night on June 1, 2017, by invitation only (Please contact us at alunartfoundation@gmail.com | Subject: Exhibition at Sagamore Hotel)
Presented by BNY WEALTH MANAGEMENT

FOR IMMEDIATE RELEASE

La década prodigiosa: artistas cubanos de la generación de los 80’s
Por Aluna Curatorial Collective (Adriana Herrera y Willy Castellanos)

El hotel Sagamore se complace en anunciar un proyecto curatorial que lleva a una nueva frontera su larga tradición de relación con el arte: una significativa selección de arte cubano centrado en la producción de los artistas de los 80´s, “la Década Prodigiosa”, como la designó el crítico cubano Rufo Caballero. Los curadores de la exhibición La década prodigiosa: artistas cubanos de los 80’s, el Colectivo Aluna (Adriana Herrera y Willy Castellanos) y Sebastian Laboreau, asesor de arte del Sagamore, retomaron este término porque capta la atmósfera de un tiempo crucial en la historia del arte de la isla. La exhibición evoca las rupturas de esa generación, fundacionales para el surgimiento de un “Nuevo arte cubano” –que inspiró el título del conocido libro de Luis Camnitzer-, y a la vez muestra el vigor de la creación actual de un grupo clave de esos artistas, independientemente del lugar donde se encuentren.

El término la “Década prodigiosa” designó en efecto un período febril de rupturas estéticas que cuestionaban la relación con la institucionalidad, que interrogaban a su manera la función y posibilidades del arte en la sociedad, y que incluso socavaban las narrativas e iconografías del poder político. Los artistas de esa generación díscola recurrieron a estrategias conceptuales, a un retorno a expresiones de ritualidad de la cultura popular asumiendo lo biográfico y subjetivo y desafiando la normatividad oficial de la época, e incluso se lanzaron a acciones lúdicas e imaginativas de creación individual o colectiva que en ocasiones llegaron al desacato. Fue un tiempo romántico en tanto los artistas no tenían en su horizonte la idea del mercado, sino los miles de ojos que seguían los “atrevimientos” de esa generación que cambió la idea sobre el arte que la sociedad cubana necesitaba.

En 1992, once años después de que la teórica y crítica Lucy Lippard se retratara en La Habana con los miembros de la histórica exhibición Volumen I, que marcó el comienzo de esa década icónica, se realizó en El Museo de El Chopo de México, una exhibición también titulada La década prodigiosa. Resistiendo las presiones de la época, esa exhibición tuvo el acierto de incluir no sólo a quienes para entonces vivían ya en México –a donde era posible ir desde la isla y volver- sino también a algunos de los artistas cubanos que a su vez residían en los Estados Unidos.

La década prodigiosa: artistas cubanos de los 80’s en el Hotel Sagamore reúne una selección de obras de diversas épocas de estos artistas que no habían alcanzado la edad de la razón en 1959 o que nacieron apenas pocos años después, y que a través de múltiples modos de ruptura instauraron la contemporaneidad artística en Cuba. Por una parte, la exhibición evoca esa década en la que los artistas trastocaron las fronteras de lo hasta entonces permitido o prohibido en la isla. Pero por otra parte, se ocupa de mostrar la vigencia de su producción actual tanto en Miami como en La Habana, y en otras ciudades del continente o del mundo, a menudo empañada por la nostalgia de una época pasada.

Entre los artistas participantes se encuentran Gustavo Acosta, Alejandro Aguilera, Néstor Arenas, José Bedia, César Beltrán, Adriano Buergo, Consuelo Castañeda, Humberto Castro, Arturo Cuenca, Ana Albertina Delgado, Angel Delgado, Ofill Echevarría, Tomás Esson, José Franco, José Manuel Fors, Flavio Garciandía, Florencio Gelabert, Juan Sí González, Quisqueya Henriquez, Equipo de creación colectiva Hexágono (1982-1985), Rogelio “Gory” López Marín, Rafael López-Ramos, Aldo Damián Menéndez, Glexis Novoa, Marta María Pérez-Bravo, Gustavo Pérez Monzón, Ciro Quintana, Ricardo Rodríguez Brey, Carlos Rodríguez Cárdenas, Lázaro Saavedra, Tomás Sánchez, Leandro Soto, José Angel Toirac y Rubén Torres Llorca entre otros.

Todos fueron los protagonistas de ese arte nuevo, completamente ajeno a las reglas del mercado capitalista, pero creado al tiempo en una tensión –a veces extrema- con las reglas de la misma Revolución que no admitía “nada” afuera de ella. Hoy siguen creando obras que reafirman el valor de sus trayectorias. Y a menudo trabajan ignorando los ritos masivos de un consumo que privilegia el arte cubano contemporáneo sin conocer sus inicios, e incluso, en algunos casos, a espaldas del mismo exotismo con el que se ha revestido particularmente al arte producido en la isla. Esta selección de pioneros del arte contemporáneo cubano del lado de aquí y del lado de allá, permite re-visualizar –volver a ver, como por primera vez- el innegable valor de una generación de creadores que hicieron obras valiosas en el pasado y siguen creando un arte que obedece a sus propias reglas.

----------------------------------------
 
ALUNA ART FOUNDATION is pleased to announce its latest exhibit: Cuban Artists: The Prodigious Decade. This curated project that will take place at the Sagamore Hotel will show-case a significant selection of historic and recent artworks centered in the production of Cuban artists from the 80’s generation, The Prodigious Decade, so named by Cuban art critic Rufo Caballero. This exhibition will carry the Sagamore’s longstanding tradition in the world of art to a new frontier by showing some of the most important Cuban Artists who pioneered Contemporary art in the island.

The curators of the show – Dr. Adriana Herrera and Willy Castellanos from Aluna Curatorial Collective, and Sebastien Laboureau, art advisor at the Sagamore Hotel – appropriated Caballero’s term because it encapsulates the spirit of a time that was crucial to the art history of the island. The exhibit shows this generation of Cuban artists who emerged through a series of ruptures that laid the groundwork for the emergence of New Cuban Art as Luis Camnitzer coined in his reference eponymous book. At the same time, the exhibition will give its audience an idea of how vigorous the work of this key group of Cuban artists was and continues to be, regardless of where they worked from.

The term “Prodigious Decade” is the designation given to a turning point in the history of Cuban Art. It was a time of aesthetic divergences that questioned the relation of the artists with official institutions and interrogated the function and potential of art itself within society. Their artwork served to undermine the narrative and iconography of political power. This wayward generation resorted to conceptual strategies, such as the return to forms of expression extracted from popular culture, the appropriation of international movements, as well as the depiction of local rituality connected to the restoration of the biographical and subjective.

This approach revealed an attitude of defiance against the rhetoric that had been exalting the epic struggle of the Revolution’s heroes, which was dominant at the time. The artists’ ludic and imaginative feats of invention would even, occasionally, approach the contemptuous. It was a romantic time, in which Cuban artists did not need to worry about the market because there was no market in the island; instead, by exploring different forms of autonomy, they strove to create the kind of art that they felt Cuban society needed.

This exhibit brings together a selection of works by artists who were children during the ‘59 revolution, or born a few years after, and who were mostly formed at Instituto Superior de Arte (ISA) school in Havana. But through various forms of aesthetic ruptures, they disrupted the limits of what was permited and prohibited. This generation emerged in tension with what the Revolution’s authorities considered fundamental tenets, for the Revolution sought to forbid anything that might stand opposed to its core values.

Among the participating artists are (in alphabetic order): Gustavo Acosta, Alejandro Aguilera, Néstor Arenas, José Bedia, César Beltrán, Adriano Buergo, Consuelo Castañeda, Humberto Castro, Arturo Cuenca, Ana Albertina Delgado, Angel Delgado, Ofill Echevarría, Tomás Esson, José Franco, José Manuel Fors, Flavio Garciandía, Florencio Gelabert, Juan Sí González, Quisqueya Henríquez, Equipo Hexágono, Rogelio “Gory” López Marín, Rafael López-Ramos, Aldito Menéndez, Glexis Novoa, Marta María Pérez-Bravo, Gustavo Pérez Monzón, Ciro Quintana, Ricardo Rodríguez Brey, Carlos Rodríguez Cárdenas, Lázaro Saavedra, Tomás Sánchez, Leandro Soto, José Angel Toirac, and Rubén Torres Llorca, among others.

Today, those artists continue to create powerful artworks that reaffirm the value of their trajectories. They work in Havana, Miami and other cities without considering the hordes of consumers that flood the island in search of Contemporary Cuban Art but who are unaware of the movement’s genesis and history. Our selection of pioneers within and beyond the island’s shores, allows one to envisage the undeniable courage of a generation of innovators who made and continue to make works of art abiding by no rules but their own.

Contact: Ebony Maclin
Tel: 305.801.7616 // Email: ebony@sagamorehotel.com
For further information, call 305-535-8088 or visit SagamoreHotel.com.
Sagamore Hotel – 1671 Collins Ave – Miami Beach, FL 33138

COMUNICADO DE SANDRA CEBALLOS Y ESPACIO AGLUTINADOR

Información de Espacio Aglutinador El Espacio Aglutinador y yo (Sandra Ceballos) hemos sido víctima, por estos días, de difamacion...