lunes, 4 de mayo de 2009

MONOS y BANANAS, TOTEM y TABÚ

Esta narrativa se encuentra publicada en diversos sitios web y aplicada a las más disímiles situaciones: desde el marco corporativo hasta el panorama socio-político de alguna nación. No sé hasta qué punto refiera un experimento científico real o sea una más de las tantas "leyendas urbanas" que pululan en la Red. Luego de reelaborar mi propia versión -cualidad inherente a todo mito- me gustaría compartirla como posible metáfora de la tropelosa sustitución de la generación artístca de los 80 por la de los 90 en Cuba, proceso en que lo primero que quedó claramente establecido fue lo que no se podía hacer.


Tenemos cinco monos en una habitación. Del techo cuelga un racimo de bananas, debajo de este se ha colocado una escalera. Enseguida uno de los monos sube las escaleras en pos de las bananas. Sin llegar a mitad de la escalera, todos los monos son rociados con agua helada. Eso detiene al mono pero al rato, otro lo vuelve a intentar con igual resultado: todos los monos son rociados con el agua helada. Cuando el proceso se repite un par de veces más, los monos ya están advertidos y si alguno de ellos quiere intentarlo, los otros lo detienen, usando incluso la fuerza.

Llegado este punto, retiramos uno de los monos y lo sustituimos por uno nuevo (que no recibió el baño de agua helada). Este ve las bananas y automáticamente trata de subir la escalera. Para su horror, todos los otros monos lo atacan para impedir que incurra en la violación de la regla. Tras un par de intentos el nuevo mono aprende: si intenta subir por las bananas es golpeado sin piedad. Luego se repite el procedimiento, sustituyendo un segundo mono de los que fue bañado por otro nuevo. Cuando el recién llegado va hacia las escaleras, el proceso se repite: apenas la toca es atacado masivamente. Incluso el mono que había entrado antes que él (que no había sufrido del agua helada) participa del episodio de violencia con gran entusiasmo. Un tercer mono es reemplazado y cuando toca la escalera los otros lo golpean, aun cuando dos de ellos no tienen ni idea de por qué no se puede subir la escalera. Finalmente se reemplaza un cuarto mono y luego el quinto, único que quedaba del grupo original que sufriera el episodio del agua helada. Una vez que el último mono intenta subir a tomar las bananas y es golpeado furiosamente por los otros, queda establecida la regla: Esa es un acción tabú, quien osa intentarla se expone a una dura represión, aun cuando no sepan por qué.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Jaja que bueno esta eso es un retrato bastante fiel de como fue la cosa, sobre todo eso de los que cogieron el banio de agua fria los fueron sacando uno a uno y los nuevos luego de sentir la "compulsion social" de los otros saben que no se puede tocar la escalera, las bananas, ni los simbolos patrios, ni mucho menos la figura del coma-andante

Monet dijo...

Exelente post, Rafael. Monisima conexion, todo encaja. Es duro ser un mono sabio dentro y fuera de la isla y de su "campo artistico" extendido.
Alguna leyenda urbana habra para ilustrar los nuevos tabues, al menos la renovada mascara de esos tabues en este exilio.

R.L.R. dijo...

Socio de 10:46 AM, se ve que viviste de cerquita el experimento real, no el de las bananas. Después de la ducha fría nos fuimos a otros espacios donde no hay escaleras para coger las bananas que alguien colgó del techo, sino vastos platanales por encontrar -o sembrar!

Monet, me has hecho reír con ese nickname de ocasión, tan apropiado. En realidad esta leyenda urbana es aplicable a todos los contextos y situaciones donde hay gente actuando. Tenemos al mono más pegado a la piel de lo que suponemos. Aun nos cuesta tanto romper la norma colectiva.

Maria dijo...

Pero también hay algunos monos que aunque salieron de la jaula, les encanta ir de vez en cuando hasta donde están los cautivos; solo para restregarles las bananas que poseen, los trofeos que lograron alcanzar en la siguiente jaula gigantesca que les toca vivir. Donde existen también algunas escaleras, mucho más altas y otros monos que les dan tremenda pateadura de vez en cuando, donde también aprendieron el arte de callar y obstentar para regresar de vez en cuando a joder un poquito.

RI dijo...

jajaja!!! Deliciosa la analogia Rafa!

Anónimo dijo...

Los monos son los curadores de Killin Time??

R.L.R. dijo...

María, una interpretación válida la tuya.

Gracias RosIn.

Anónimo, los monos somos todos!

alfalfa dijo...

Muy bueno Rafa.
Make me laugh and think equally.

Anónimo dijo...

Mas que a realidad del arte, y a esta comparacion generacional, me parece a mi que esto bien se presta para ilustrar como funciona la sociedad cubana de hoy. Esta comparacion en verdad pudiera servir a mucha gente a entender como es que se mantiene un sistema totalitario como el nuestro.
Te animas a escribir sobre esto, Rafael?
AL

R.L.R. dijo...

AL muy interesante tu punto de vista y sugerencia de analizar el totalitarismo cubano, pero todo lo que tenía que decir al respecto lo dije dentro de Cuba y después que salí. Parece que ya agoté el tema, o este a mí.

http://www.cubanet.org/opi/031800.htm
http://www.cubanet.org/CNews/y03/ago03/cartas2ed.html#18
http://www.cubanet.org/CNews/y97/aug97/08a4.htm

JR dijo...

Rafa, no es por nada, a la verdad que el post te quedó hecho una monada. Oye, por cierto, en las caras de esos simios veo algunas expresiones conocidas.

R.L.R. dijo...

JR, gracias por ese comentario tan mono. Caras conocidas? Dale, nombra nombres!

Alfa, contestando a AL se me pasó darte el welcome back. Me alegra ayudar a esa risa cogitativa.

JR dijo...

Hablé de expresiones conocidas no de caras, R.L.R.

R.L.R. dijo...

JR Broder, relax fue una cita incorrecta y jodedora.

Anónimo dijo...

Operación Carameo Chupao
Hola, internautas. Muy buenos dias. Hoy se me ha ocurrido la idea de dominar el mundo, y necesito vuestra ayuda. Soy Carameo Chupao II del estado de Greenwich Subterraneo (a 3km de la Atlántida, Madrid). Ayer tuve un sueño y por desgracia, un sueño húmedo... Un ordenador saltarín me atacaba con libros de literatura porque el teatro realista tenía alimentos con función energética (?). Y el grave problema es que mi abuela, la de los años 50-60, con su tío Lavoespejo III de Montmartre, compadre de su sobrino-nieto León Tolstoy y su sombrero de copa Jimmy tuvieron una gran aventura para poder encontrar mi casa, y cuando llegaron escucharon "¡Cuidado! ¡Me ataca un ordenador saltarín!". Asi que necesito vuestra ayuda para que Minimín (ordenador saltarín) encuentre el camino al valle del mono tití, y poder llegar a la base secreta de una mujer sentada en un jardín haciendo un informe sobre mi curriculum, empleando funciones linguísticas como el paralelismo y el hipertacón.
Poned a Minimín en todas las páginas web que conozcais, haced que la gente lo copie en otras web para que Minimín consiga llegar al valle y encontrar a la mujer del curriculum. ¡Ayudadnos a destruir el mundo a Minimín y a mi y os daré una galata (galleta con patatas sexuales), una de las únicas obras teatrales con valor energético!

Gracias, y espero ver por todos sitios a Minimín.

PD: Si encontrais más obras teatrales con alimentos de valor energético avisadme, por favor. Las colecciono.
carameochupao.blogspot.com