miércoles, 14 de mayo de 2008

ALDANA Y LOS JACOBINOS

















Una tarde de marzo o abril de 1988, mientras hacía mi trabajo habitual de montaje y marquetería en el Taller de Serigrafía René Portocarrero, me convocaron por teléfono para una reunión que sostendría esa misma noche Carlos Aldana con todos los dirigentes de la Asociación Hermanos Saíz, en la Casa del Joven Creador. Se celebró en el salón de reuniones, que entonces quedaba en la planta alta, justo a la izquierda de la entrada principal, un espacio que luego fue reacondicionado para más adecuada función, como salón de exposiciones. El número de invitados excedía el de las sillas que cabían en torno a la larga mesa, y tuvieron que poner otra hilera de sillas entre esta primera línea y la pared. A mí me tocó sentarme casi a la espalda del ideólogo, que extrañamente no se sentó a ninguna de las dos cabeceras de la mesa, sino a la mitad de uno de sus lados, lo cual parece haber sido una acción muy calculada, de acuerdo con sus objetivos proselitistas o al menos publicitarios: tratar de vendernos su mejor imagen de reformista y liberal.

Comenzó la reunión tratando de crear una atmósfera de complicidad (lo cual es un chiste en Cuba, y más aun en aquel edificio controlado por la UJC y más aun conversando con uno de los más altos dirigentes de aquel mismo Partido que, durante décadas había sembrado entre los cubanos (aplicando los científicos métodos de la Stassi) una incapacidad irracional para establecer complicidades, o sea, una desconfianza total hasta de su propia sombra. El ideólogo, con su hablar pausado y ligeramente enfático hizo una introducción en que se permitió críticas –que sólo él podía permitirse– al excesivo secretismo y control de la información aplicado por el gobierno, ejemplificando con la forma en que “el enemigo” lograba predecir cada año, con un margen de error despreciable, la producción azucarera basándose en cálculos climáticos y económicos. Pero la perla de su boca esa noche fue esto:

– Si alguno de mis compañeros del Comité Central del Partido se enterara de que yo estoy reunido aquí con ustedes, me acusaría de conspirar clandestinamente con un grupo de Jacobinos locos. Esta afirmación extrema en su intento de "seducción por labia" provocó una reacción casi inmediata de parte de un trovador de cuyo nombre no puedo acordarme, que entre asustado e indignado preguntó:

– Bueno, pero, pero... ¡Estamos reunidos con el jefe ideológico del Partido!, ¿Cómo va a ser clandestina esta reunión? ¡Esto es oficial, esto es oficial!

Pero esa reunión, no sólo era oficial sino que probablemente estuviera entre las tareas asignadas por su propio jefe (es decir, El Jefe), luego de haber constatado la clara impopularidad del ideólogo entre los artistas durante el Pleno de la AHS en que Arturo Cuenca lo cuestionara tan airadamente.

En el intercambio de preguntas y respuestas que siguió, aproveché un momento apropiado para comentar que luego del reporte de una agencia de prensa sobre la exposición No por mucho madrugar amanece más temprano (que levantó desmedida polvareda en los círculos oficiales) en la Fototeca se había convocado una conferencia de prensa sin que asistiera casi ningún medio nacional ni extranjero. Yo no había terminado la idea pero, dando por terminada mi intervención, me dijo con aire paternal que nosotros no podíamos ser ingenuos ante gente que quería manipularnos. Entonces decidí completar mi idea que era, básicamente, si el periódico Granma hubiera publicado una reseña más clara de la exposición, quizás se hubiera evitado la manipulación. El estaba de lado en su silla atendiéndome. Me lanzó una breve mirada fulminante y se volvió hacia la mesa. En su gesto estaba inscrito otro invisible, como de tachadura o borrón, que se cumplió en cámara lenta, como las secuencias más violentas de Sam Peckinpah.

26 comentarios:

Anónimo dijo...

Carlos Aldana fue el artífice de sacarnos del país. Era, como bien dices, un petulante. A mí me odiaba con particular rencor. Aunque creo que odiaba a toda nuestra generación: él había sido un poeta de los setenta. Llegó a decir barbaridades, como que no era posible que yo escribiera solo “esos ensayos con 24 años”. “Hay gente detrás de él”. Estuve en la reunión que narra Lázaro Saavedra en el vídeo que colgó “Penúltimos días”. Éramos unos doce. Recuerdo, en particular, a Madeline Cámara decirle a la cara que sentía “asco” después de reunirse con él. No fuimos héroes, pero dijimos lo que había que decir y, sobre todo, pusimos unos límites muy claros: “de aquí no pasamos”. Aquí afuera me he encontrado con antiguos fan suyos (generaba unas devociones tremendas), ahora reciclados en la peor intransigencia del exilio. No soy objetivo con esta persona, que era cualquier cosa menos bruto. De hecho, cuando la llamada “guerra de los emails”, hice una lectura estrafalaria, e interpreté que los temores no iban dirigidos contra el regreso (imposible) de Pavón, sino el suyo, pues había sido el jefe de despacho de Raúl.
IváN

machetico dijo...

Los que tienen recuerdos épicos ahora, son los que se reunieron con la mierda, ingenuos creyentes que coquetearon con la cúpula faraónica. Yo no recuerdo nada porque nunca me reuní con nadie, ni con el hijueputa ese ni con más de dos o tres de mis amigos jacobinos. Amnesia felíz. Claro que agradezco el que todo haya servido para dejarnos escapar. Me piré en cuanto pude y nunca más entré en el juego. Bravo, anyway, por todos los recordadores de la infamia. Perdóneme el lenguaje deslenguado.

Anónimo dijo...

Coincido con lo que dijo machetico.
Mi experiencia en Arte Calle,me dejo mas claro que el agua,que el dialogo con el poder en Cuba,no lleva a ningun lugar,al contrario te cogen de conejillo de indias,para que hables en las reuniones y congresos,y acabas siendo un CHIVATON insconciente,manipulado por Aldana,Mazabala,Elmo Hernandes,etc,etc,etc....
Por favor que la nostalgia no les de por ver algo positivo,en lo que no tiene sentido

Nina Haguen

López-Ramos dijo...

IváN, ese “Hay gente detrás de él” era la misma hipótesis que le aplicaba a todo el movimiento plástico, que detrás de toda aquella rebeldía tenía que haber “adultos” instrumentando. De ahí la fracesilla de “no ser ingenuos ante gente que quiere manipularnos”, que inicialmente pensé dirigida a los periodistas extranjeros, pero luego me di cuenta iba dirigida a Mayito. Y estás muy claro al señalar que era un poeta de los 70, un hombre del quinquenio gris. No es casual que al destituir a Marcia, la sustituyen con Omar González, otro escritor de esa claque.

Machetico, como decíamos en Paideia, todo el mundo tiene derecho a hablar su mierda. Lo que sí está fuera de talla es eso de coquetear con el poder. Si nuestro objetivo hubiera sido conquistar a alguien de seguro no estaríamos aquí, o lo estaríamos como Alexis Somoza, representando los intereses del régimen (TV cubana) en México.

Nina, no hay nostalgia alguna en esto. Es sólo reestablecer los hechos. Lo único positivo que le veo a este ejercicio es tratar de aprender del pasado. Si los cubanos lo practicáramos más de seguro seríamos una nación más felíz.

Anónimo dijo...

Nina: recordar y añorar son dos cosas distintas, hermano. Y sí, tiene razón Machete. Al final habrá que darle las gracias a toda esa gente por habernos dado el pasaporte hacia la vida anti-épica.
IváN

Anónimo dijo...

Hay please Ivan y Rafa,...vida anti-epica??
Pasar hambre en cuba,no tener lienzo para pintar lo que tu quieras eso no es epico y es una historia que vivimos,una pesadilla o un experimento tropical????

Nina Haguen

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

Rafa,
Muchas gracias por tu post. No me quedo claro cual fue el sentido de la reunion. Que trataba de hacer Aldana entre ustedes? Me quede con la impresion de que el post estaba inconcluso y quizas sea necesaria una segunda parte.
Hoy es cada vez mas evidente que los funcionarios cubanos manipularon el movimiento artistico de finales de los ochenta, propiciando que los creadores se marcharan cuando ya no les hacian falta o empezaban a resultar incomodos. Recuerdo que en un coloquio, celebrado en el verano de 1999, Manuel Lopez Oliva dijo que los criticos de arte recibian las listas de los artistas que debian divulgar, incluyendo a aquellos que habrian de pasar por "enfants terribles". No me asombro en lo absoluto. Las instituciones cubanas encontraron modos -casi siempre retorcidos- de servirse de las corrientes artisticas, y hasta estimularon cierta critica social. Una apertura que, como se ha repetido muchas veces, no ocurrio en la prensa ni en ningun otro sector de la sociedad. Las instituciones cubanas-y los creadores- confirmaron que es una ingenuidad creer que las artes visuales podian cambiar la sociedad. Se podra criticar a Alexis Somoza todo lo que se quiera; pero su idea de una alianza provisional con las instituciones (sin las cuales no era posible hacer nada), lejos de parecerme oportunista, me suena hoy de una lucidez y hasta de un cinismo admirables. Ahora bien, creo que las manipulaciones -de las instituciones y tambien de muchos artistas- no debieran usarse para descalificar el arte de aquel periodo. Creo que el principal problema de finales de los 80 consiste en que todavia no se ha emprendido una revision critica de aquellos annos. El libro de Camnitzer apenas pasa de ser un recuento -por lo demas util- de lo que se hizo; pero deja la sensacion que todo el mundo permanece en un mismo nivel y en tal sentido el texto es un poco atrevido. Habria que indagar (debatir) mas sobre las obras mismas, sobre sus aciertos y sus fallas. Seguramente no es una tarea muy sencilla; pero sin eso se corre el riesgo de que los ochenta caigan en el olvido o se recuerden de manera un tanto superflua, como un pasado donde las intrigas, oportunismos y enfrentamientos opacaron a las creaciones mismas.
Saludos,
Ernesto.

machetico dijo...

Muchos ya yeguaron. Muchas yeguas? Yo también coincido con el anónimo y con Nina (es Hagen, bestia) a la que le tengo preparada una sorpresita. Me da pánico el palangre citado y trato de mirar hacia los medias blancas. Rafa e Iván, a hug.

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

Lo siento. Quise decir que el libro de Camnitzer es "poco atrevido" -y no "un poco atrevido"- al limitarse a presentar lo que se hizo, sin apenas comprometer sus puntos de vista personales.

anonymous dijo...

Excelente estampa, Rafael. Uno, que miraba la década desplegándose envolvente, todavía ajena, entre sopores de subversión y desesperanza, de dominación y resistencia, se preguntaba: ¿Qué rostro (rostro interno) tendrán los intermediarios de los intermediarios? Era un trabajo duro pero alguien tenía que hacerlo. Y en los haceres hubo dignidad, absurdo, denuncia sutil (también grosera), viandazo en el ambiente y lloriqueo estéril que no cesa, de todo. Esta es válida manera de contar y válidas las interpretaciones. Lo que pasa hoy, incluyendo estas líneas que apuntan por igual a lo terrible y a lo maravilloso, sólo es posible por la acumulación de lo ocurrido.

Traductores = traditores =traidores...

El traidor del injusto... ¿hacia dónde se mueve?

Hay una relación tangencial entre la Condesa de Merlín, los Van-Van y toda revisión ochentosa en tanto que aglu-tina-dora-legi-tima-dora, d'ahora: La memoria, puente de nieblas sobre la nación del aire.

Los 80 y la 8 st.

El arte y lo extra-artístico se tocan las manos bajo las aguas oscuras de la política, la economía, el sexo.¿Me esconderás todas las veces registradas en que una manera de producir, distribuir y consumir arte se decidió entre sábanas, fábricas de tanques de guerra o de chocolate, alcobas de reyes, reinas o de jefes de estado?

El manipulador siempre hará creer a los manipulados que es otro el que lo manipula.

Mache, qué si un día despiertas y traes en la mano el primer pincel bolo del ISA, entonces qué…Sólo cambiaste de juego, Miami tiene su cúpula faraónica y dime quién la ignora y no arroja su piedra.

Para los que más lo necesitan se ha hecho la limpieza, se ha vigilado y castigado con los recuerdo al sujeto. Ahora toca olvidarlo. Un título: Olvidar a Aldana.

Las grandes ligas si se estiran demasiado saltan y si las dejas flojas, no suenan.
La finalidad era la música.
El sueño de la plata roba sueños si bien clava otros.

Hablen de arte, vuelen alto y no dejen de contar en la tierra y en el agua los muertos, los muertos-vivos y los vivos de los muertos.

Este es un espacio terapéutico, como A.A pero con más de uno que no soporta ser la estrella en pie de un tiempo. Nada horrible. Sólo que al final de la jornada todo es vacuidad.

”Tranquilos,- diría nuestro poeta anónimo mayor de Miami.- hablad toda la mierda y habladla en paz”

Beny-Foucault

López-Ramos dijo...

Anónimo de las 6:04 PM, me has hecho MEDITAR!

Nina, desde hoy comenzaré a calentar el brazo para yeguar (Machetico dixit) a ese sueño americano de grandes ligas.

Ernesto, gracias a tí por ofrecernos tus lúcidas observaciones. Sinteticé la anécdota al máximo pero creo que dejo claro el sentido de la reunión ("sus objetivos proselitistas o al menos publicitarios: tratar de vendernos su mejor imagen de reformista y liberal.")
No creo que los "funcionarios cubanos manipularon el movimiento artistico de finales de los ochenta". Si propiciaron que los creadores se marcharan fue precisamente por no haber podido manipularlos, fue algo incontrolable, que desbordó sus capacidades burocráticas. Esto sí sucedió plenamente en los 90, (después que "limpiaron" o al menos desmembraron el movimiento de los 80) cuando "hasta estimularon cierta critica social."
Mi crítica a Alexis Somoza es más profunda que una crítica a su proyecto que se fundamentó en una estrategia irrepochable, es una crítica a su ética personal por toda la mierda que hizo después (y quizás durante) el castillo, sobre todo con las obras de la expo Nacido en Cuba que nos vendió en México y jamás supimos de ese dinero, al menos en mi caso y el de Pérez Vidal.
Coincido en que "el principal problema de finales de los 80 consiste en que todavia no se ha emprendido una revision critica de aquellos annos" y trato de poner un grano de arena en ese sentido, desde una perspectiva poco académica y más anecdótica, desde un punto de vista muy personal.
A Camnitzer le pasó lo que a todos los extranjeros que llegan a Cuba en visita dirigida. Le enseñaron la vitrina, lo más presentable y conveniente.
Me parece importante también eso de "indagar (debatir) mas sobre las obras mismas, sobre sus aciertos y sus fallas."

Qué te pasó que repetiste como 4 veces el mismo comment y lo borraste como 10?

Un abrazo.

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

Gracias Rafael por tu interesante respuesta. No era mi intencion elogiar el lado etico de Alexis Somoza. Solo quise decir que el supo ver con claridad la dependencia de los artistas hacia las instituciones.
La palabra manipulacion no debiera asombrar y en el caso cubano no es nada nueva nueva la tentativa por aprovechar el arte a conveniencia. Ya Batista lo habia hecho con cierto exito. La relacion entre los artistas y las instituciones es otra discusion sin la que resultaria dificil comprender los finales de los ochenta. Reducir esa relacion a un simple enfrentamiento, seria simplificar una realidad infinitamente mas compleja. Habria que recordar la abrumadora simpatia de los jovenes hacia la Perestroika y todas las transformaciones sociales que acontecian en la URSS. El gobierno no solo estaba presionado por los jovenes, que se autodefinian como revolucionarios y leian a Lenin para hacer criticas a la sociedad cubana. Las presiones para que se hicieran cambios tambien provenian desde la URSS. Basta recordar la tensa visita de Gorbachev a la Habana. Pienso tambien en la semana de cine sovietico de 1987. Las peliculas que se enviaron eran las mas confrontacionales y hostiles con respecto a la linea del gobierno cubano. Ademas estaria la prohibicion de las revistas y periodicos sovieticos.
En ese contexto la idea de propiciar cierta apertura en las artes visuales resultaba provechosa. Permitia ofrecer -dentro y fuera del pais- la imagen de que en Cuba se estaba gestando algo parecido a la glasnot. Era un modo de conceder algo -muy poca cosa, posiblemente lo minimo- a los partidarios de reformas analogas a las de la Union Sovietica. La manipulacion de las instituciones no solo consistio en promover algunos debates en las publicaciones periodicas, en la universidad o en los centros y escuelas de arte. Tambien tuvo un sentido un poco mas sofisticado: Crear figuras mediante la censura, el escandalo y las coersiones. Creo que era en ese sentido que hablaba Lopez Oliva, cuando decia que le llegaban desde arriba las listas de los artistas que habia que promover, incluidos los rebeldes y malditos.
Sobre el papel de las instituciones a fines de los ochenta hay mucha tela por donde cortar. Creo que los funcionarios hicieron ensayos sobre la resonancia social del arte, sobre cuan peligrosas o tolerables pudieran ser las aperturas y tambien sobre las perspectivas de lanzar el arte hacia el mercado internacional. Eso no significa que algunos dirigentes no creyeran muy genuinamente en la necesidad de apoyar el nuevo arte o que algunas cosas se escapasen de las manos. Las instituciones no respondieron de un modo homogeneo y ellas mismas estaban experimentando, pero en sentido general existio una politica de apertura hacia las voces contestatarias de los jovenes(y sobre esto puede servir tu anecdota sobre la reunion con Aldana, haciendose pasar por liberal). Ademas esta el discurso de Carlos Rafael Rodriguez -si no recuerdo mal de 1987- para el Congreso de la UNEAC. Rafael Rodriguez hablaba de otorgarle la miembresia a jovenes creadores y tambien termino con la inclusiva frase "el que no esta contra nosotros, esta con nosotros". Ahora bien, afirmar que las instituciones manipularon el movimiento artistico no es necesariamente una critica a los creadores. A lo sumo, en algunos casos, podria hacersles una critica moral. Hay que pensar que no es tan sencillo sustraerse -o percibir sin un poco de distancia- las maniobras institucionales. Los criticos y artistas demandaron un espacio y cuando se les cerro, protestaron del mejor modo que pudieron o se largaron de Cuba (lo cual era, por otra parte, una salida perfectamente comprensible).

López-Ramos dijo...

Señor Beny-Foucault, bienvenido a este jardín poco edénico.

Vaya preguntas esenciales que se hacía usted sobre el rostro (interno) de los intermediarios de los intermediarios. Le puedo decir que en medio de esa mediación uno descubrió sorprendentes rostros bajo las máscaras, de amistad y apoyo donde esperaba incomprensión y odio, y tristemente, de mezquindad, envidia y pequeñez donde esperaba unidad, interés común, hermandad. En realidad aquel fue un milagro que ocurrió a pesar de nosotros mismos, gracias a una conspiración... cósmica. Según Paolo Coelho, cuando alguien desea algo intensamente, el cosmos conspira para ayudarlo. En ese instante de la historia, muchos arriba y abajo (como es arriba es abajo) estábamos deseando lo mismo y el cosmos nos complació, como una pequeña muestra de lo que puede lograr la gente cuando cree en su propio poder, no importa quién ostente El Poder.

Esa relación tangencial a veces llega a ser directa, pues no sólo es aglutina y legitima sino también esclarece-dora, de la niebla que tupe el puente de la susodicha nación aérea. Exacto, como aclarar la mente en el journey de los 80 a la 8 Calle del Sagüés.

Sus reflexiones sobre el arte y lo extra-artístico, el manipulador y los manipulados, evocan un saber tan antiguo como El Príncipe de Nicolás M. que todos los políticos siguen teniendo de almohada aun en este siglo XXI tan pretendidamente informatizado y libre.

Sobre vigilar y castigar con los recuerdo al sujeto, creo que la intención ha sido más bien un examen de conciencia (ajena) un sentar los papeles jugados por los protagónicos de la pieza para que no vengan ahora de regreso con aires de nobles redentores. Y no se trata de estimular odios y rencores, sino que cada cual asuma su cuota de responsabilidad con honor y humildad. Sólo así todos tendrán cabida en ese futuro hipotético.

Entre tanto trataremos de seguirnos tera-peando como buenos Artehólicos Anónimos para transfigurar la vanidad en vacuidad.

López-Ramos dijo...

Ernesto, te entiendo ahora. Quizás asumí el verbo manipular demasiado al pie de la letra como "coger para las cosas". Es muy esclarecedor ese aspecto que enfocas de las relciones artista-institución y de cómo esta manejaba sus estrategias de promoción. En ese sentido no cabe ingenuidad. También eso era coherente con la estrategia de apertura que comenzó el Ministerio de Cultura con Volumen I, y esa "apertura" fue una especie de xperimento controlado, una pequeña caldera de vapor que debía generar suficiente energía como para mover la cultura hacia su normalización o actualización al nivel de los estándares internacionales. Fue ahí que llegaron la Perestroika y otros nuevos y no seleccionados actores que le metieron a la caldera más carbón del que ellos habían planificado. En mi comentario al de Beny-Foucault me refiero a otro aspecto de ese fenómeno.

Por otro lado, hubo un enfrentamiento entre Aldana y la institución cultural, porque él quería controlar ese proceso desde su poderosa oficina ideológica del PCC y su condición de 3er hombre del poder, que ya entonces comenzaba a perfilarse. Esa es la historia que subyace en este post.

Gracias por tus valiosas puntualizaciones.

Anónimo dijo...

Rafa, a propósito de MEDITAR -(La obra de arte mas oficialista de los 80s)-, el proceso de “concepción” de aquella obra, bien pudiera ser tomado como paradigma de este tema que tanto te compromete.

Como adolescentes intentando hacer el amor por primera vez, se descubrieron los funcionarios con los funcionarios-artistas, tratando de atajar al los rengados. Unos por perspicaces otros dis-que ingenuos; nunca hubo tal ingenuidad, si no una avidez desmedida por escalar el nivel de “exposición”, hacerse ver, en aquel contexto que solo ofrecía dos opciones, la integración o el silencio.

Primero, la supuesta autoría grupal fue una farsa total, las ideas de un par de artistas fueron utilizadas por los entusiastas, incluso sin el consentimiento de algunos que se retiraron a mitad de camino, procedieron como si se tratara de un sindicato, en lenguaje florido, pluralista. Como si la individualidad de cada cual se hubiera anulado por fundamentos socialistas.

Los inteligentes-estrategas; quienes tenían los contactos con el mas alto nivel de poder -Creo que el Consejo de Estado y La Plaza de la Revolución eran el techo del cielo en aquél contexto, no?- llegaron con la flamante propuesta de “infiltrarnos y una vez dentro, poner nuestras bombas”, al estilo Al-Qaeda, con la diferencia de que nunca intentaron detonar tales explosivos. Terminaron sirviendo de escenografía política, vilmente consumidos por la maquinaria.

Los jíbaros reviraos; que desde el primer momento se aparecieron con la bomba lista con mecha y todo, valga decir que “Reviva la Revolu…”, no era tampoco mucho mas estridente que el mediático MEDITAR, pero, eso da la idea de que tan embolsaos estaban aquellos artistas-funcionarios, que tenían la misión de manipular a sus colegas; a los que despidieron con poco menos que actos de repudio aludiendo a su escasa inteligencia, primitivismo y falta de visión.

Claramente, unos mas intensamente que otros, se prestaron a ser manipulados bajo pretextos intelectualizadamente articulados, otros, de apariencia menos teóricamente ilustrada, desertaron el ambicioso proyecto, como la escoria y como tal los reprocharon. Que queda por definir en este prístino panorama? Revolver el caldo una y otra vez, intentar limpiarse un poquito, lucir un poco menos cagao? Que trascendencia pueden tener estas anécdotas si no como un material trillado, sumido en la frustración de “como hubiese sido si no…”, o “yo no pude porque no me metí a…”, mas y mas quejas para justificar lo que no se hizo en el momento que había que hacer? Pura paja.

López-Ramos dijo...

Anónimo, por más que pretendas restarle importancia a estas anécdotas que estoy contando, la furia con que tratas de desautorizarme te delata. Y los truquitos propagandísticos a que recurres son patéticos: “poner nuestras bombas’, al estilo Al-Qaeda”, “tan embolsaos estaban aquellos artistas-funcionarios”, “con poco menos que actos de repudio”, “se prestaron a ser manipulados bajo pretextos intelectualizadamente articulados”, “como la escoria y como tal los reprocharon”. Las palabras altisonantes no pueden sustituir los argumentos. Pero aquí estamos hablando de ALADANA Y LOS JACOBINOS, prepara los argumentos para cuando llegue ese meditativo capítulo.

Anónimo dijo...

OK, si lo único que tienes que anotar de mi intervención es la furia, los patéticos truquitos propagandísticos, o de palabras altisonantes y no de mis argumentos -que obviamente ahí están- reafirmas mi primera intervención, te pareces mucho mas a como actúa Pérez Roura con sus radioyentes cuando no le responden lo que el quiere escuchar. Será un virus mental? Mucha suerte en los próximos capítulos!

López-Ramos dijo...

Donde están que no los veo. Decir que MEDITAR es "La obra de arte mas oficialista de los 80s" no es ningún argumento sino un verdadero Ipse dixit. Mira, ahí tienes un buen seudónimo, Ipse Dixit, para que no seas anónimo a secas. Aunque seguro prefieres el de Otisnail...

ojo magico dijo...

Anónimo atacante, los 80’ fueron una escuela para ti. Allí aprendiste a lidiar con el poder y a tomar ventaja de la migaja en el aire. El salto te ha hecho de una arrogancia que da pena. No eres un manipulador hábil sino un minimizador a menudo torpe que pretende poner o quitar escaleras desde la autoridad de un éxito que bien puede ser excavado y cuyas basuras pueden quedar al descubierto en cualquier momento. Techo de vidrio, ni muerto ganarás el reconocimiento como paradigma generacional de Elso Padilla ni los dividendos planetario-exponenciales de Kcho. No te gustan las sombras pero no tendrás control sobre ellas, para eso necesitas luz propia todo el tiempo, lo cual requiere más que pasajero talento combinado con monstruoso ego y olfato para el dinero. Todo el descrédito que ejerces sobre la obra (mayor o menor) de los otros, con el tiempo irá cayendo sobre la tuya con semejante peso al que tratas de imponer tus criterios ahora. Haz el bien a profundidad al soltar la lengua, no poses tanto para las instantáneas de los libritos. Ya sabes que no es amable escalar pisando, eres tú quien debe concentrarse más en la obra.
Suerte afilando el grafito.

López-Ramos dijo...

Bienvenido Ojo Mágico, qué nombre tan bien puesto, tanto como el de Ipse Dixit. Gracias por ponerlo en su lugar con tanta exactitud. En realidad él siempre estuvo en esas listas que nos citaba Ernesto le llegaban a Lopez Oliva desde arriba, con los artistas que habia que promover. El perfecto maldito, el bad boy respaldado por los poderes terrenales que sostenían firmemente la net de seguridad mientras él hacía su numerito acrobático. Ahora se llena la boca de despumarajos acusándome de funcionario-artista...

J-Sí dijo...

Anónimo de las 12:43PM y de la 1:43 PM.

Mi dañado y reconocible colega, por lo que leo, luego pienso…..tu problema personal con el resto, es el resultado de esa búsqueda sostenida por años tratando de conseguir promoción, éxito y nombre a toda costa. Créeme, que cuando esa individualista y protagónica actitud que te caracteriza cese, ya no habrán esos conflictos de intolerancia dentro de ti, ante la opinión o versión de los hechos que tienen los demás de tu generación. La llamada verdad de los hechos no es parcial y debías saberlo. Tiene múltiples caras, tantas…. que a veces se desmarcan de tu autoritaria, personal y ensimismada investigación cronológica de esos años. La verdad no puede ser acaparada por nadie, afortunadamente solo puede ser descubierta de instante en instante.

Tú puedes seguir escondiéndote detrás de un seudónimo o el anonimato para arremeter contra otros desde la sombra. Puedes hacer toda clase de cosas para subestimar y despistar a los demás; pero los hechos que definen quién eres, siguen ahí: Esas miserias que te colman, la traduces muy bien cuando esgrimes tus llamados argumentos o cuando actúas desde la mentira y la manipulación. Pero, ….Yo te conozco, te conozco desde siempre y desde lejos….. Una mente tan ambiciosa como la tuya, jamás podrá sentir simpatía, admiración y respeto por la labor de otros. Tu miedo, ese miedo que te lleva a actuar así, debe de existir, por fuerza, en tanto exista dentro de ti tanto apremio por “llegar a ser” o mientras sigas eligiendo el "ser” victima de nuestra jodida educación. Esa educación desde el miedo… que tan bien nos enseñaron… mediante el ejercicio de la censura y la comparación separatista y excluyente, estableciendo como norma ese habito de condenar a los que no piensan precisamente como nosotros, a los que no están alineados. Dejándolos fuera del reconocimiento y sus respectivas prebendas, dígase también pre-viajes, pre-ventas.

Sólo, cuando logres que tu mente se vacíe y desapegue de lo que tu crees, ya que NO ES SOLO LO QUE VES, se disolverá ese conflicto que te ha habitado por tanto tiempo. Créeme, que en esa pasividad alerta del meditar, se encuentran las nobles acciones hacia los demás, hacia ti mismo y de paso, también para la creación.
No hay nada malo en ese acto, al contrario, es muy saludable.

MEDITA!!!!!!

A.T. dijo...

D'accord. Mientras más broncaductiva, mejor.

López-Ramos dijo...

J-sí tus palabras le hacen honor a nuestro lema favorito. It is not about competition, but cooperation.
Dejemos a los que quieran seguir enredados en sus pequeños egos decimonónicos, practicando su adoración del poder como fuente unidimensional.

AT, broncaductiva es la mejor definición del debate a camisa quitada. Viene de bronca productiva o inductiva?

Anónimo dijo...

Muy bien! Vuestras reacciones me dan señales que no están dormidos, a veces paso por aquí y la verdad es que aborrezco la adulonería insulsa que practican ustedes; tómenlo en cuenta, es una critica constructiva.
Siento mucho que mi lenguaje despierte agravio; debo pedir perdón?
Al parecer se toman muy en serio los argumentos, pero, se desvían del tema fácilmente por impulsos emocionales, que sobrevienen en personales, eso lo comprendo.
Referente a lo personal, como me conocen tan bien, me pueden llamar, escribir mensajes o cuando me vean en persona, sacar los temas en cuestión, como yo lo he hecho con algunos que aquí se identifican. Por su puesto que le dedicare mas tiempo y atención a quien lo merezca.
Ahora, con respecto a los aspectos profesionales, de los cuales estoy abierto a discutir en ámbitos reales -siento rechazar vuestro foro, que me parece que le falta mucho por crecer todavía-; vivir de las anécdotas de lo que un día se hizo en la isla es algo trillado en el exilio, divagar en una historia depreciada es patético, entiendo que tienen lectores ávidos de enterarse de cualquier cosa, curiosos que no vivieron los hechos –el publico perfecto -; pero, los que estuvimos “allí” –he incluyo a los espectadores- sabemos muy bien quien es quien y lo que le toca a cada cual.
Por mucho que insistan, un blog no define una carrera, una historia; es el comentario de lo publicable. Los que aquí tienen cosas de peso que decir, eligen con mucho cuidado los medios donde depositar el fruto de sus mejores reflexiones –y ustedes saben a lo que me refiero-. Pobre de los que regalen sus gemas a red, serán agradecidas por los mas listos. Así y todo, -ustedes los devotos del medio-, dejan muchas cosas por aprovechar y se regodean en lo emocional.


Ahora me voy a citar, (un síntoma de mi chochera), pero, para recordarles que no han comentado nada de:

- “A quien le puede interesar la mirada o la pequeña frase que un día le dedicara el esbirro a un funcionario de menor categoría; que “hechos” intentan “restablecer”?”

- “El mejor “ejercicio” es hacer hoy; a ver que funcionario te dedica una mirada.”

- “Porque seguir hurgando en los tropiezos extra-artísticos si supuestamente lo que importa es el arte?”

- “MEDITAR -(La obra de arte mas oficialista de los 80s)-“

- “…las ideas de un par de artistas fueron utilizadas por los entusiastas,…”

- “Terminaron sirviendo de escenografía política, vilmente consumidos por la maquinaria.”

- “…artistas-funcionarios, que tenían la misión de manipular a sus colegas;..”

- “Que trascendencia pueden tener estas anécdotas si no como un material trillado, sumido en la frustración de “como hubiese sido si no…”, o “yo no pude porque no me metí a…”


O todo esto son tonterías mías, como tu dices: Ipse dixit.? Te quedo bien, así me gusta!; humor, desenfado… si es así, pues me callo, estoy dispuesto a atender.

Rafa, no te agravies, si abriste un espacio con semejante tema y sabiendo lo que ello arrastra; de que te quejas? Ha, y al menos debías agradecerme que aquí se aplaco la censura, se les publica hasta a los anónimos!

* “artistas-funcionarios”: no es un termino peyorativo; si se ejercen ambas funciones, cual seria la mejor forma de citarlo? O es que es negativo ser uno de los dos, o los dos a la vez; me ayudan con esto?

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

Anonimo:
Veo que trata de decir algo y, hasta cierto punto, entiendo que se queje de las encolerizadas respuestas que ha recibido hasta este momento. Sin embargo, espero que al menos usted convenga en que Rafael le ha permitido opinar cuanto le venga en gana, mientras usted no ha hecho mas que insultar sin ser nada objetivo en lo que afirma. Por lo pronto, usted ni siquiera ha tenido las agallas de comprometer su nombre o ir un poco mas alla de ideas vagas y sugestivas que, en definitiva, no agregan nada a una discusion como la que usted mismo desea suscitar. No queda mas remedio que tolerar los anonimos; pero -ya que le gusta filosofar- supongo que este consciente de que si usted acude a un anonimo es por eso que en mi pueblo llaman "cobardia". Entiendo que tal vez le divierta ofender desde el subterfugio del anonimato, sin embargo no estoy realmente tan seguro de que le satisfaga comportarse de modo tan taimado y cobarde.
Seria mucho pedirle que ofreciese algunos ejemplos concretos de lo que trata de decirnos? Seria muy atrevido usar su nombre propio para sostener su propia opinion? Le garantizo que se sentira mas a gusto siendo usted mismo. Ningun lobo habra de comerselo. Y al menos yo estare encantado de escuchar su punto de vista. Comprenda que lo que ha hecho hasta ahora, sin importar cuales sean sus intenciones, no merece ningun respeto. Le escribo con la ligera esperanza de escuchar lo que tiene que decirnos; pero por lo que a mi respecta, no tiene que tomarse el trabajo de contestarme, a no ser que usted sea capaz de asumir alguna identidad. Mientras tanto, me limitare a ignorarlo.

López-Ramos dijo...

Ernesto, hermano, gracias por la intención pero no pierdas tu tiempo. Ese es precisamente el objetivo de este señor, desviarnos de nuestro tema. Si aborrece tanto lo que decimos aquí, lo más lógico sería no pasar y mucho menos escribir. Hasta ahora lo único que ha hecho es lanzar vasos de vino a la cara, como decía Borges, espero sus argumentos.