viernes, 9 de mayo de 2008

RAMÓN WILLIAMS en UNDERCURRENT ARTS

Sunset Trace, impresión digital

Mañana se inaugura Trace Crop Off, exposición personal de Ramón Williams que reúne una tersa selección de su obra más reciente, en un proyecto cuya estructura casi sinfónica engarza, con igual fluidez intercambiable que los hexagramas del I ching, tres diferentes series que son una. Trace Crop Off es el corte, la edición de un trazo, una huella –o el recorte y reencuad
re de la foto de ese trazo. Así, con toda naturalidad, Williams entrelaza en el título la jerga tecnológica de la imagen digital y el discurso de la filosofía de la imagen –específicamente Jean-Luc Nancy y su seminal ensayo– aunque se cuida de conservar la ambivalencia del enunciado como frase (cropping a trace off, recortar una huella o trazo) y de cada una de las tres palabras que lo forman, como títulos de las tres series que dan cuerpo a la exposición: Trace, Crop y Off, que el artista analiza por separado en su statement para el evento.

La barbacoa de Van Gogh, impresión digital

Lo primero que debo decir de estas obras es que son portadoras de una belleza inocultable, que asalta al unísono la vista y la mente del espectador. Rara vez lo retiniano y lo conceptual se confabulan tan estrechamente para conspirar en la búsqueda de ese arduo estado de gracia que es el placer estético, que en el arte es como un orgasmo hecho de muchas facetas –eurística, lúdica, informativa, etc.– y puede llegar en lentas oleadas o como un click que enciende una bombilla eléctrica en medio de la oscuridad. Un Neo-conceptualismo que sin llegar a compartir la estética visualmente astringente de los fundadores, se las arregla para alcanzar un discurso cogitativo que descansa en un discurso visual que puede llegar a ser leído con la misma fruición y placer que la más bella pieza de la Abstracción, el Tachismo o el Materismo. En estas fotografías y objetos la realidad subyace como un token o un referente ambiguo, detrás del cual saltan como una liebre mágica las alusiones a velados referentes (históricos, artísticos, publicitarios, religiosos, propagandísticos) que va archivando la pupila contemporánea en su diaria y omnívora deglución.

sHell, impresión digital

Lo que nos propone Ramón Williams es nada menos que una metáfora de la vida y el mundo (o la vida en este mundo), marcada por la impermanencia y el cambio; esa sucesión dialéctica de estados que recorre todo ser vivo –y necesariamente hay que incluir objetos, edificios, calles y ciudades– durante su existencia en este plano material. Y las obras que destilan esa metáfora, también parecen recordarnos que “El trazo es el pasaje interminable de una desaparición a otra. (...) El pasaje es interminable porque nunca comienza exactamente: siempre queda algo de la cosa y nada más de ella...”[1].


[1] NANCY, Jean-Luc. Traces, in Specters of the West and the Politics of Translation, editado por Naoki Sakai, Yukiko Hanawa, Hong Kong University Press, 2001 Pp. 110-112.


15 comentarios:

jm dijo...

Ramón, ojala pueda viajar a NY esta muestra que estoy seguro tendrá la emotividad, elocuencia y coherencia típica de tu obra. Suerte y un fuerte abrazo...jm

Maite dijo...

Gracias Rafa, y suerte en la exposición a Ramón Williams...saludos

Frank R-Reyes dijo...

Gracias por la invitacion Rafael. Muy encomiastica tu revue. La ampliacion artistica de lo cotidiano se revela ante los ojos del espectador en nuevas dimensiones en esta muestra de Williams. Desde ya espero la nueva de Lopez-Ramos en Galeria. Abrazos.

López-Ramos dijo...

Bienvenido jm.

Gracias a ustedes Maite y Frank R-Reyes por su visita al jardín. Un abrazo a ambos.

duchampion dijo...

Mucho exito, Ramoncito. Alli estare esta noche para ver toda esa obra magnifica.

A.T. dijo...

Ramón apretó. Verlos a todos anoche fue reconfortante. Rafa: Muy atinada tu visión del fenómeno Williams. Y es todo un fenómeno.

López-Ramos dijo...

Si, AT, fue una linda exposición y una noche especial.
Gracias, traté de aproximarme a su trabajo con la misma frescura con que él se aproxima al mundo. Pero definitivamente, es un fenómeno para ser "empollado" con más tiempo, espacio y largo aliento.

J-Sí dijo...

Rafa, me gustó mucho lo que escribiste. Por tu texto, las fotos y los comentarios, puedo tener al menos una idea de por donde anda la ultima cosecha de Ramón. Me hubiera gustado celebrar y estar con todos ustedes en el opening.
Felicidades para Ramón y mucha suerte con el show.
Abrazos también a todos mis amigos de tumiami y los lirios desde el Midwest.

López-Ramos dijo...

J-Sí gracias. Tu eras el único que faltabas allí esa noche.
Un abrazo.

RI dijo...

Ramoncito es talento con pelo y bondad. Saludos!

anonymous dijo...

¡Saludos! Ya me tomé ese diez. Gracias por tantas palabras de alientoy buena honda esa noche del opening. Pronto habrá un reopening para los amigos que quisieron llegar y no pudieron.Pronto suelto la fecha.
RW

anonymous dijo...

Ojalá, j.m, ojalá. Diríamos que el show casi empieza por allá si no es por interferencias magnéticas todavía inexplicadas. Después de todo nada mal que te vean en el lugar donde obras y vives de momento. Veremos.

Gracias, Frank, maite, a.t, j-sí, Rosi y Rafael.
RW

Ernesto dijo...

Rafa, tira algo sobre Rauschenberg en La Habana, a ver si tienes buena memoria...

machetico dijo...

Recuérdenme el reopening por email, que estoy en las cavernas. Ramón, un abrazón, asere. Iré, iré.

López-Ramos dijo...

Ernesto, se ha escrito ya bastante sobre Rauschenberg. El tema de este blog son los artistas cubanos de los 80, de los que hay mucho que escribir todavía. Gracias por la sugerencia, de todos modos.

Don Mache, se le avisará por email y con señales de humo. Dónde está usted, en los Everglades?