jueves, 19 de febrero de 2009

01++++ IROKO SOBRE HIGH-TECH +++01

Ramón Williams, The Strengthener, 2009, instalación.

Jesús Rosado

Agó, voy a pisar su sombra. Confieso que no me hizo feliz verla así, mutilada, padeciendo de la orfandad planetaria, por muy plausible que fuese la semiótica del sacrificio. El solo mirarla hecha muñón me hizo suponer que estaría avisándonos de toda la violencia del mundo. Paradoja e infortunio de un simbolismo avizor. Y sin embargo, aún desterrada alguien ha sido capaz de mostrarla selváticamente monárquica, envuelta en su espinario y coronada y calzada con mano ritual, ostentando la grácil orla naif que convoca a la asamblea del espíritu. Al pie de su mutilación, por premeditación del artista, yace el producto ultratecnológico del hombre contemporáneo. Una inteligencia metálica y electrónica que no por state-of-the-art deja de prestarse a la manipulación vernácula y cuya operatividad high-tech continúa participando del culto ancestral como para defender esotéricamente sus deudas de fragilidad. No importa que la ofrenda se resuelva mediante still animation si en el tratado con el orisha se continúa negociando el precio de la permanencia. Considérese que bastaría un estornudo de Olorun para quebrar el eslabón de acero que frena lo ineluctable y hacer trizas el aparatito sofisticado por donde desfila el ebbó virtual. Por ello, se recomienda cuando se eleve la vista hacia la robusta cadena que sostiene la vertical solemnidad de Iroko, adjuntarle una plegaria a la mirada. Uno nunca sabe -y lo advierto sin ironía- cuáles de las formulaciones vigentes sobre la concepción de la vida pudieran complacer o enojar a la divinidad, amén del juicio del crítico, la percepción del espectador o el propósito autoral. Es más, sería prudente conectar la fruición estética de esta oda a la ceiba con una bien reposada actitud ontológica. Hay misterios que quedan fuera de todo gnosticismo, de cualquier elucubración althuseriana y hasta de la sensatez antropológica de Geertz. No se descarta la posibilidad de que el autor al concebir el factor visual haya tenido en cuenta esa tensión entre posibles mundos paralelos, pero ello todavía no es garantía para confiarse. Si forcejeamos con los temores, lograremos llegar a la poética de la pieza que, altar o instalación, a la postre es lacónica, contundente y perturbadoramente seductora. Y por no hallar indicio que prevenga si en algún momento el vuelo sagrado del kapok gestó alguna magia anticipada, es que se hace díficil discernir desde dónde comienza la parodia tecnosincrética de Ramón Williams y cuánto linda con la liturgia metafísica.


7 comentarios:

Anónimo dijo...

ESTA BOLAO ESTE TRABAJO DE RAMONCITO Y LO DIGO COMO OBRA DE ARTE Y DE LO OTRO, YA TU SABES SIA CARA....... EBBO EN EL WINWOOD.....
GRACIAS ROSADO Y LOS LIRIOS POR ESTE TOQUE ESPIRITUAL. ASHE!

Anónimo dijo...

que atemoriza mas, el estallido de 100 bombas de neutrones o la explosión del planeta? que efecto hace un puño contra un tronco surtido de espinas o contra una cajita plastica con los regalitos de billgates? dios o el hombre? reverencia,señores, reverencia!

R.L.R. dijo...

Ramón broder, la otra noche no tuve mucho tiempo para comentarte, pero tengo que decir que esta obra está más allá de todo lo que se ha visto y hecho en este terreno, dentro de nuestro arte. No sólo por el detalle tecnológico y la tensión semiótica que crea con la rama de ceiba, que son parte importante de su estructura. Me impresiona esa sencillez y limpieza operacional. El found object derribado ya por la furia del ciclón y trozado por la sierra de cadena del empleado público, rescatado por la imagen instantánea del manipulador visual, que reerige la ceiba en el centro de una galería. Objeto Esculturado del Siglo XXI.

Felicitaciones y ashé.

J-Sí dijo...

Excelente pieza Ramón, atrevida, majestuosa, simple, orgánica, poderosa y, como bien apunta Jesús en su hermoso texto…es una pieza que convoca a la asamblea del espíritu.
Te felicito/les felicito!!!

Camilo Alexandre dijo...

SILENT...

R.W dijo...

"EBBO EN EL WINWOOD" impactante, todo un titular, cómo no se me ocurrió antes. Ashé.

En un principio el surtido de espinas se acompañaba de audio: La respiración de un ex-campeón olímpico iniciado “haciendo sombra”. Unos detalles técnicos y cierto orden ritual me llevaron a otra pieza.
Reverencia...con atrevimiento y reverencia.

Y tu comentario, Rafael, está notablemente más allá de la riqueza de las referencias y de la amistad. Tiene que ver con un profundo darse cuenta de algo y confesarlo sin el menor sonrojo para quienes lo callan, un pronto de honestidad con un signo que pocas veces nos ofrendan los colegas.

Vale, J-Sí. Me alegra que la buena honda te llegue por estos cables y que tan bien la devuelvas. Gracias.

Coñó, Camilo, eso estuvo bien abstracto. Lo colgaré sobre la chimenea en cuarentena, me juega con ciertos muebles silentes que me llegan hasta de Alejandría. Los tres puntos fueron como golosinas y me los comí.

Extiendo disculpas, ya no sé si al éter, por mi descompás con el tiempo bloguístico. Gracias.

Camilo Alexandre dijo...

RW por casualidad seras el propio artista, trato de entender tus palabras y por lo que veo se trata de alguna clave con segunda lectura dentro de la guerra de blogs que se traen. En ese caso todas las imagenes que no dejan de ser interesantes como de CHIMENEA, CUARENTENA, MUEBLES SILENTES, y todo lo demas ha sido por gusto, de hecho acabo de meterme en esto de los blogs, mi comentario esta desprovisto de toda significacion. Se que los tres puntos te los comiste o desayunaste pero si yo fuera realmente uno de tus enemigos blogueros te hubiera dicho que mas que comerlos te los deberias haber metido en fin, vuelvo al mismo comentario del inicio SILENT...y es todo sigo siendo abstracto que mas puedo hacer, desprovisto de argumentos ante el tubo de regadio envuelto en cerca de puas que enseñaron en la foto, perdona mi sinceridad pero te admiro. Mi correo es camiloalexandre71@yahoo.es para mas comentarios directos.