jueves, 18 de noviembre de 2010

DECOLONIALIDAD Vs. ALTERMODERNIDAD: ¿dos Posturas Irreconciliables?


La estética no tiene que ver exclusivamente con las formas del arte -diría Susan Buck-Morss-, la estética tiene que ver con la Realidad. Yo comparto plenamente ese postulado. Dos días intensos del excelente encuentro internacional “Estéticas Decoloniales”, organizado por la Facultad de Artes-ASAB de la Universidad Distrital. Tres muestras de artes plásticas y visuales: una en el Parqueadero, otra en la Sala de exposiciones de la ASAB y la tercera que se abrirá esta semana en el MAMBO bajo la curaduría de Pedro Pablo Gómez, María Elvira Ardila, Marina Grzinic y Walter Mignolo. Interesante evento que recogió lo que Walter Mignolo llamó “la opción decolonial”. Estas importantes muestras, merecerán un Vistazo Crítico posterior, porque lo que aquí quiero problematizar es precisamente el conflicto entre un proyecto Decolonial y el proyecto Altermoderno o Radicante que va más allá de las formas del arte, o dicho de otra manera que apunta a un sentido ampliado de la estética como una forma de vida. ¿A qué forma de vida le apuntamos en la era del capitalismo global?

Escuchando el discurso de Walter Mignolo (colgado aquí en Esfera Pública y expuesto por él mismo durante el encuentro) me preguntaba ¿por qué razón el profesor latinoamericano de la Universidad de Duke, se atacaba de frente contra el Manifiesto Altermonderno del curador y teórico europeo Nicolás Bourriaud? Intentando comprender, sobre todo porque fuí el gestor de la presencia de Bourriaud en Colombia escribo este texto. Cuando vemos de cerca este “debate” que apenas comienza, pues fue Bourriaud, quien en realidad “pegó primero” en este cara a cara, contra la postmodernidad y por ende contra los Estudios Culturales que se legitiman desde la década de los ochenta, a partir del multiculturalismo norteamericano y búsquedas de posturas identitarias, donde el Otro se convirtió en el caballito de batalla de este proyecto, es entendible que Mignolo se defienda arremetiendo contra la postura Altermoderna, que valga la pena decirlo, está muy a tono con la postura antiglobalización del movimiento altermundialista impulsado desde Francia por ATTAC.

Tal como lo declaró Mignolo en la entrevista que le realiza Miguel Rojas Sotelo: “El proyecto de Altermodernidad es un proyecto de familia europea”, lo que enuncia una defensa de lo gestado en el tercer mundo. En la mesa redonda que cerró el evento en la ASAB Mignolo ante el cuestionamiento de su postura terminó diciendo: “nosotros tomamos café con los marxistas, pero no vamos más lejos”. Con esta frase llena de mucha ironía, se devela la posición antimarxista de los pregoneros de los estudios culturales, que afincados en universidades norteamericanas y ahora en buena parte de algunas de las universidades en América Latina, hoy hacen de la multiculturalidad y la búsqueda identitaria un leitmotiv que pretende atacarse al Capitalismo, bajo una pretendida lucha de los excluidos y dominados de los grandes discursos generados en “Occidente” particularmente en Europa. Pero nos preguntaríamos con cierto desconcierto ¿esto es verdaderamente posible sin una postura política clara?

Cuando Bourriaud en su manifiesto afirma que, “Multiculturalismo e identidad están siendo desplazados por la creolización”, está asumiendo una postura por lo que se consideró por mucho tiempo como políticamente correcto. La noción de Creolización, acuñada por Edward Glissant, insiste en una mezcla de culturas, alejándose cada vez más de las ideas que hacen del origen un esencialismo determinante para varios conflictos. Bourriaud a su paso por Bogotá y Cartagena, insistió que hoy “las posturas identitarias” son el origen de buena parte de los conflictos bélicos porque generan múltiples fundamentalismos; estos convertidos en plato favorito de los grandes productores de armas. Por ejemplo la antigua Yugoslavia, se fragmentó en una guerra bajo la mirada complaciente y neutra de las Naciones Unidas, ante “un conflicto étnico” el cual era mejor dejarlo resolverse solito, puesto que un país con ciertos rezagos del desboronado Bloque Soviético, no podía existir en pleno siglo XXI, era de la globalización donde los intereses económicos son el pilar aún persistentes.

Precisamente uno de los puntos débiles del multiculturalismo fue este: afirmar que las diversas culturas pueden cohabitar un mismo espacio (pensamos en New York). Esto que un principio sonaba como algo emancipador o “políticamente correcto”, se convirtió en una apología de los guetos etnográficos y culturales es decir, que cada una de estas culturas debe estar en su lugar sin mezclarse de a mucho, pues la mezcla es sinónimo de pérdida del origen. Para Bourriaud esta cuestión del origen es bastante cuestionable y por eso se apoya en el pensamiento de Glissant y en buena medida en una postura altermudialista que denota que “otros mundos son posibles” frente a una mirada homogeneizante de la globalización. El proyecto altermudialista apoyado en la teoría del economista Tobin, le apuesta a una alternativa aun no explorada.

“Este nuevo universalismo se basa en traducciones, subtitulaciones y doblajes generalizados” dice Bourriaud en su Manifiesto Altermoderno. La imposibilidad del traducir, del poner subtítulos y de doblar los significados por parte de posturas esencialistas, convierten este mundo, en un mundo más lleno de fronteras mentales que las ya existentes. ¿La decolonialidad como principio independentista loable por cierto, tiene hoy sentido cuando, las estrategias coloniales modernas ya no son las mismas o están en decadencia o dicho de otra manera el poder económico imperial ya no cultiva tabaco sino que produce energía?

Bourriaud afirma lo siguiente: “el migan es un plato créole que, a pesar de la heterogeneidad de los ingredientes que lo componen, posee una verdadera especificidad, por lo que representa el emblema del devenir-menor de los lenguajes globalizados: contra la estandarización obligada, la creolización ramifica infinitamente los discursos culturales y los mezcla en un crisol minoritario, para restituirlos, a veces irreconocibles, bajo la forma de artefactos ya independientes de sus orígenes (…) ¿Cómo definir estructuralmente la modernidad? Como una puesta en marcha colectiva. Lejos de imitar los signos del modernismo de ayer, se trata hoy en día de negociar y deliberar y, en lugar de emular los gestos de la radicalidad, invitar los que corresponden a nuestra época.

La altermodernidad que emerge hoy se nutre de la fluidez de los cuerpos y de los signos, de nuestro vagar cultural. Se presenta como una incursión fuera de los marcos asignados al pensamiento y al arte, una expedición mental fuera de las normas identitarias. En una instancia, el pensamiento radicante se reduce a esto, a la organización de un éxodo”. A un artista por ejemplo se lo juzgaría no por su origen: chicano, mexicano, serbio o bosnio, indígena o negro, sino por su obra. Hay que aclarar que este éxodo es más mental o ideológico que geográfico, de ahí que la idea de “expedición mental” está más a tono no con una amnesia voluntaria de las raíces, sino más bien de una crítica “al encierro en esquemas culturales ready-made –cuando las costumbres se vuelven formas-, y el arraigo, en cuanto este se constituye en una retórica identitaria.” (Bourriaud, Radicante. 2009).

Con estas palabras del teórico francés, es comprensible la postura de Walter Mignolo al comenzar su discurso de Estéticas Decoloniales con un ataque frontal contra la Estética Radical de Bourriaud. El representante de Cultural Studies de la Universidad de Duke anuncia una “economía comunal” que iría más allá del capitalismo y el socialismo. Esto suena muy bien pero ¿cómo funciona esa economía comunal en apogeo del capitalismo global? Mignolo dice que Bolivia hoy es un ejemplo de eso. Como no soy experto en economía sino en estética y teoría crítica del arte, simplemente termino con esta pequeña historia al margen: la universidad de Duke pensada desde 1838 y fundada en 1924, por una de las más grandes familias del estado de Carolina del Norte propietarias de: plantaciones de tabaco, de la industria tabacalera y la empresa eléctrica de los Estados Unidos: La American Tobacco Company famosa por sus industrias trasnacionales y la Duke Power Energy que hoy subsiste gracias a la gran bonanza energética, tiene sus grandes filiales en todo el mundo particularmente en Estados Unidos y en toda América Latina. En el 2007 esta empresa deja Bolivia por el proceso de nacionalización puesto en marcha por el gobierno de Evo Morales, pero no pierde mucho pues luego del conflicto en la antigua Yugoslavia se instala en la actual Bosnia. Por esta misma época (2006-2008), el embajador de los Estados Unidos en Bolivia Philip Goldberg es declarado “persona no grata” por el gobierno boliviano. El señor Goldberg jugó años antes un papel fundamental en Kosovo. Sorprende que en una universidad creada y mantenida con dineros de la explotación colonial de recursos naturales por más de dos siglos, hoy se esté gestando un pensamiento decolonial. Esto es “verdaderamente admirable y digno de tenerse en cuenta”, diría un marxista luego de tomarse un café con un portavoz del decolonialismo cultural. Sorprende también como la postura de estética decolonial se ataca contra “el imperio colonial europeo”, básicamente moderno, y no con el actual colonialismo imperial estadinense. Lo Altermoderno no es una continuación de la postmodernidad sino una crítica radicante a ella. En un mundo lleno de fronteras reales y mentales es importante pensar el mundo como una sistemática abierta decía Kostas Axelos fallecido a comienzos de este año.:

Ricardo Arcos-Palma.

Bogotá, 14 de noviembre del 2010.

Publicado originalmente en Esfera Publica

7 comentarios:

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

Quizas no entendi. Por que este autor presenta a Mignolo como el representante de Cultural Studies de la Universidad de Duke? El es uno entre los muchos academicos que trabajan en esa institucion. Hasta donde se, sus criterios no representan a la universidad, ni a la industria del tabaco de los Duke, ni a la industria electrica ni a ninguna otra. El solo representa a Walter Mignolo, que trabaja como profesor en la Universidad de Duke; pero que piensa e investiga lo que el mejor entienda. Que argumento mas raro el de Arcos Palma.

R.L.R. dijo...

Ernesto, no puedo responder por Arcos Palma, pero me parece que dice tal cosa porque Mignolo trabaja en Duke y estaba participando en el evento internacional “Estéticas Decoloniales”, representando, de hecho, a la universidad donde enseña.
Algo muy diferente a que tú, siendo estudiante de Duke, cuestiones las tesis de Bourriaud desde las páginas de Pulse Magazine :)

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

Lo que me parece disparatado en Arcos Palma es creer primero que Mignolo es un vocero de Cultural Studies, como si se tratara de una institucion que tiene una voz y un statement. No ocurre asi. De hecho es un gran disparate afirmar que tal profesor habla en nombre de una determinada universidad. Pero peor aun es asociar a ese investigador con el capital que financia al centro de ensenanza(en este caso los Duke). Este tipo de observaciones son verdaderas simplificaciones y son tambien muy perjudiciales.

Ricardo Arcos-Palma dijo...

Ernesto, tiene usted razón en algo quizá se me fue la mano al ser tan tajante sobre el Origen de la Universidad, que es una reliadad, esto nadie puede negarlo, y el vincularlo con la producción intelectual. Caso Mignolo. En realidad esta formula que ha sido mal comprendida, debería yo revisar a futuro esto, pretendía realizar un ejercicio de "desfacinación" sobre lo que consideramos el origen que esto es el caballito de batalla del discurso de Migonolo y del pensamiento decolonial.
Pero para que esté tranquilo, no se trata de un ataque frontal contra la unviersidad que grandes pensadores ha acogido, el mismo Mignolo. Lo que sucede que si colonialismo hablamos, deberíamos ser más críticos con los dineros que financian nuestros dicursos. La Duke Energy es una compañía que si bien ahora no alimenta la universidad tiene mucho que ver con ella. Es como si en un futuro no muy lejano, Mac Donalds, creará un universidad. En Bogotá hay universidades creadas por el Opus Dei y si bien es cierto los profesores tienen libertad de catedra no creo que sus pensamientos liberadores puedan ir demasiado lejos de lso intereses institucionales.. creo yo..

R.L.R. dijo...

Gracias por tu comentario, Ricardo.

Sin embargo me interesaron más otros aspectos de tu análisis del debate sobre Altermodernidad. Es comprensible la furia de los posmodernistas ante la manera un tanto absoluta y provocativa que Bourriaud anunció que el Posmodernismo ha muerto, buscando quizás precisamente esa reacción. A mi juicio, revelaste aspectos de este debate que tienen mucho que ver con la capacidad cada vez mayor para el ilusionismo y el engaño que ha llegado a adquirir el discurso político en nuestros días.
En este sentido, la tesis de Bourriaud me parece más realista y operativa para describir los procesos culturales que ocurren hoy en el mundo, rebasando lo que ha machacado por 20 años la academia americana en la clave postmoderna.

Ricardo Arcos-Palma dijo...

Sin duda, tienes razón, la altermodernidad de bourriaud está muy cercana a la idea de altermundialismo, creada por ATTAC. Hoy tiene una postura política, cosa que es poco frecuente con la postura decolonial. Enfin la cosa es sin duda de interés, pues la reacción del mismo Mignolo, es si duda los últimos coletazos de una postura que no creo logre ir de masiado lejos. lo altermoderno, si bien hay que mirarlo críticamente, me parece una opción válida, porque está muy cercana a la idea de creolización acuñada por Edouard Glissant.. saludos .

R.L.R. dijo...

Ricardo, es interesante esa capacidad de la postura Altermoderna para describir lo que comienza a pasar y preconizar lo que pudiera engendrar culturalmente este nuevo mundo hiperconectado. La llamada "revolución de la información" ha ocurrido en un lapso de tiempo tan breve que a muchos teóricos les ha costado trabajo entender lo que sucede.
Gracias de nuevo.