viernes, 12 de agosto de 2011

EL ARTE DE ESPECULAR - La gran burbuja del arte contemporáneo

Si has estado sospechando que algo andaba mal en el mercado del arte contemporáneo, este documental de Ben Lewis te confirma que no eres un mal pensado. A mi personalmente me ha confirmado varios detalles sobre esa maquinaria y su supuesta aura legitimante. Mis peores sospechas quedan confirmadas y explicadas: no es la calidad ni el talento de los artistas, ni siquiera el juicio de los críticos y curadores, lo que determina el arte que más reconocimiento tendrá, sino el mercado y sus agentes, siguiendo razones sinuosas y oscuras.
Pero, quién puede tener mayor autoridad para legitimar el trabajo de un artista que otro artista? Tenemos que meditar al respecto y desplazar ese poder legitimante hacia aquellos que van a reconocer realmente lo que vale, sabiendo que es el único modo de desintoxicar (visual y éticamente) el ambiente profesional en que se desenvuelven nuestra obra y nuestra vida. Deja de ver a los demás artistas como una competencia y reconoce en ellos a tus mejores aliados. Como decía un colega canadiense "It is not about competition, but cooperation".

La gran burbuja del arte contemporaneo by asambleademajaras_com

23 comentarios:

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

muchas gracias, Rafael. Parece muy interesante. Lo vere en cuanto llegue a mi apartmaneto. Saludos,E

R.L.R. dijo...

Un placer compartirlo, Ernesto. El tema nos toca muy de cerca!
Saludos

Ruben Torres Llorca dijo...

Es tan dificil poner a 3 artistas de acuerdo, pero lo cierto es que deberiamos crear algun tipo de organizacion non-profit que permita exhibir arte no-comercial.

R.L.R. dijo...

Rubén, sería interesante lograr algo así. Depende del grado de madurez emocional que hayamos alcanzado como personas y de madurez profesional como artistas, para poder darnos cuenta de cuál es la forma más efectiva de defender nuestros intereses y recobrar el poder que nos toca en esa cadena productiva en que somos el primer eslabón, no el último, como nos han hecho creer. Da grima ver a tanto artista talentoso besando culo a cualquier dealer y curador mediocre que le pase por delante.

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

Ya lo vi. Entretenido; pero no creo que en esencia diga muchas cosas nuevas. El mercado de arte es un circuito podrido y todos, incluidos los artistas-como puede verse con el caso de Hirst- se aprovechan de esa corrupcion. Eso nadie lo discute. Pero a quien no le gustaria una tajada de ese pastel? No hago la pregunta para justificar o defender el mercado de arte; sino para mostrar hasta que punto el mercado es el que verdaderamente sostiene al arte actual. Dicho esto me apunto -si bien con escepticismo- a la idea de una non-profit que menciona Ruben. Si logra gestarse algo asi, estare encantado de participar de un modo u otro. El problema no es solo quien pone el billete de la non-profit; sino que cosa significaria exactamente "arte no-comercial".

R.L.R. dijo...

Ernesto, más que entretenido es revelador porque dice cosas que todos intuíamos, pero las confirma, gracias a la sagacidad de investigador demostrada por Lewis con documentos como ese listado obtenido de White Cube con cientos de obras de Hirst a la venta, mientras pretenden que hay una cola de coleccionistas esperando para adquirirlas. Eso o la compra del famoso cráneo por un pool de inversores que incluía al propio artista sería considerado fraude en cualquier otro sector económico, lo cual demuestra que el de arte es el menos regulado de todos los mercados. Yo no generalizaría diciendo que "los artistas" se aprovechan de ello, sino Hirst y un selecto grupo de artistas suficientemente cínicos y ambiciosos como para estar dispuestos a jugar ese juego, produciendo un arte simple y rápido de hacer, como las recetas de Nitza, y demostrando una fidelidad perruna a los dueños del atari. Aquellos que no poseen esas características o están demsiado lejos de esos dueños, quedan fuera del pastel, que es inmenso, pero destinado a unas pocas bocas. No se trata tampoco de repartirlo equitativamente, porque evidentemente no todos los artistas tienen la misma calidad, pero sí algo más justamente, desinflando los precios por la obra de esos pocos elegidos -con frecuencia ni medianamente magistrales- para colocarlo en muchas otras obras que lo valen tanto o más, y evidentemente destinadas a perdurar en la historia del arte, al estar avaladas por juicios de valor emitidos por verdaderos expertos (historiadores, críticos, curadores u otros artistas) porque estas que de repente se cotizan en millones están siendo legitimadas únicamente por el dinero -y todo un ejército de papagayos profesionales que comentan y realzan aquello por lo que le pagan. Por eso mismo dejé de escribir para revistas de arte, lo que les proponía casi nunca les era de interés, tenía que escribir de lo que me proponían -siempre artistas representados por galerías que pagaban anuncios. Ser Arte y Parte!

Gerardo Muñoz dijo...

Muy bueno, aunque nada nuevo como bien dice el amigo Ernesto.

Ahora bien, organizar un circuito "non-profit" no tiene como base, como a priori, la logica del mercado como tal? No seria el non-profit la otra cara de una misma moneda, o en una palabra, su ideologia? Porque de ser asi, eso ya lo tenemos instalado en el sistema capitalista ahora mismo, y miren como estan las cosas....

Creo que la cosa iria mas por pensar lugares de resistencia - ahora mismo termino de leer un librito de Ladagga llamado "Estetica de la ermegencia", remendable por cierto - donde habla de nuevas ecologias culturales, espacios internos en el sistema, pero de distanta articulacion y temporalidad.

Bueno seria algo asi la cosa, ya que, quien intente salirse de su logica, creo que termina acentuadolo aun con mayor enfasis.

G

Gerardo Muñoz dijo...

Lo olvide: Lo otro seria destruir el capitalismo - con lo que estoy de acuerdo - pero aqui el arte no tiene mucho que decir, salvo como efecto.
G

Anónimo dijo...

Haces muy bien. Ademas que sentido tiene hoy una revista de arte en la era del blog, el twitter, etc, etc? LA legitimizacion del billete... No thanks.

Anónimo dijo...

Hace poco alguien nos visitó y comentaba acerca de una cena en donde participaron algunos galeristas y coleccionistas de arte. Según esta persona la sobremesa se hizo contando la posición humillante en que cada uno de ellos ponía a "sus artistas". Cuánto le hacían esperar por un pago, o cuánta obra le habían robado, cuánto le lloraban por una compra, hasta cuánto eran capaces de bajar sus precios. El grado de lame-culismo conque eran catalogados por ellos mismos y la risa no paró durante la noche.

Anónimo dijo...

hasta la feria de miami acerca que clase de descarooo!! No se porque RLR habla con un tonito dolido, animo bro...

R.L.R. dijo...

Gracias Gerardo, por aportar tu visión sobre el tema. Entiendo la opción non-profit o cualquiera otra alternativa no como un intento de anular el mercado per se, sino más bien de usarlo a favor de los artistas. Creo que un mercado curado por nosotros mismos y manejando precios más reales que los inflados por los dealers y casas de subasta, sería algo más justo y deseable. Suena interesante el librito que mencionas y el concepto de Estética de la emergencia. Voy a buscarlo.
La otra opción que propones no me parece funcional porque no hay todavía con qué reemplazarlo...
Un abrazo.

Gracias al primer anónimo por apoyar mi decisión, es bueno saber que no todo el mundo piensa que uno es un comemierda.
Y al segundo por compartir esa anécdota macabra. Esos cuentos de horror y misterio deben circular cotidianamente en los salones de la elite mercantil.

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

Rafa, si estoy de acuerdo en que son datos novedosos - me refiero a la lista de White Cube, la compra de la obra de Hirst por el mismo-, pero salvo eso, y el formidable reportaje con acceso a reconocidos art-dealers, no veo grandes revelaciones en cuanto a la estructura de todo el sistema se refiere. Quizas porque no haya mucho mas? Tal vez me exprese mal al sugerir que "todos" los artistas se aprovechaban de la burbuja del mercado. Solo sospecho que los pocos que logran acceder a esa burbuja posiblemente esten felices de que el mercado funcione de ese modo. Los que estan fuera -por desgracia la inmensa mayoria- quizas no esten nada conformes con todas las truculencias del mercado.

Comprendo tu frustracion con las revistas de arte. Mi experiencia con ArtPulse, donde acepte todos los encargos que se me hicieron, la disfrute bastante ya que me dio la oportunidad de escribir sobre artistas que no necesariamente se encontraban dentro de mis preferencias ideo-esteticas. A veces incluso artistas que yo no conocia.

Lamentablemente un escritor tiene que estar supeditado a lo que la revista le encargue. De otro modo, si cada autor escribiese sobre lo que le interesa en particular, entonces no habria manera de que las revistas tuviesen un perfil muy claro. Y no hay que olvidar la identidad es el alma de una revista.

Con respecto al sentido de una revista de arte en la era del blog, podria argumentar que en una revista se trata de un esfuerzo colectivo, donde participan muchisimas personas, mientras los blogs tienden a ser mas experiencias mas individuales. Claro que no hay que generalizar sobre este punto. Pero una revista tampoco es incompatible con un blog. People, Hola, el New Yorker han coexistido con los blogs y es posible que sea asi todavia durante un largo tiempo. Por otra parte en la revista es posible una complejizacion de los textos que no siempre puede conseguirse en los blogs (donde la escritura es mas espontanea). Ademas mencionaria el encanto mismo del formato de la revista, incluso cuando se ajusta al formato digital. En fin, es mi criterio. Yo llevo una revista y cada nuevo numero lo hago con la creencia de crear algo que las demas personas disfrutaran y agradeceran. Si se puede usar la expresion, la hago por amor al arte, en el sentido mas literal que pueda tener la palabra.Por ultimo, no veo como un formato como Twitter -de mensajes breves e informaciones inmediatas- pueda suplantar las funciones de la revista de arte. En fin, si hay quien no le ve sentido a hacer una revista de arte, me parece formidable y es un criterio perfectamente defendible. Tambien conozco a personas que no le encuentran sentido a llevar un blog. Y esto tambien puedo comprenderlo. Mis saludos.

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

Rafa, no comprendo bien. Non profit significa algo asi como 'sin fines de lucro', pero tu hablas de 'usar el mercado en provecho de los artistas'. Eso fue lo que hizo Hirst, como puede apreciarse en el documental. Estoy de acuerdo en que un mercado donde los precios no esten inflados y curado por los artistas seria mas justo y deseable. Pero una vez que se persigue crear mercados alternativos, desaparece por completo, y a un mismo tiempo, la nocion de arte no comercial y la de non profit. Por otra parte, si el mercado de arte tiene alguna especificidad, posiblemente sea que los precios no pueden establecerse segun normas claramente definidas. Uno puede mas o menos determinar cuanto costara un par de zapatos, una entrada a un concierto, un automovil o un ordenador, pero no es muy claro por que un cuadro de Van Gogh debe costar mas que uno de Guaguin. O por que una instalacion de Beuys debe ser mas cara que una fotografia de Korda. En el caso del arte estamos hablando de valores imprecisos y en muchos sentidos arbitrarios, donde no hay modo de demostrar cual podria ser el precio "real" de la mercancia. Esto deja margen a todo tipo de fechorias, ya se sabe; pero no creo en una sociedad de artistas que buenamente se resistan a la tentacion de no inflar los precios cuando tengan la posibilidad y el modo de hacerlo.

Gerardo Muñoz dijo...

Lo que no deja de ser un problema visible - no se si seria del orden ético o simplemente parte de la armadura misma generada por la inmediatez de esa "agenda-perfil" de una revista - es el hecho de escribir sobre una obra que no ha visto live, es decir, ahí in situ.

Hoy en día se suele escribir desde Miami sobre una expo en la India o Italia, o en Paris de una expo de San Francisco. Pudiera estar equivocado, aunque no lo creo, pero la mayor parte de las revistas del mundo del arte, haciendo salvedades en grandes revistas como ArtForum que si cuentan con críticos regados por el mundo en la plantilla de colaboración, que intentan cubrir exposiciones multitudinarias a través de todo el globo, se informan y escriben para ellas, sin realmente haber visto las obras. Yo mismo lo he hecho en ocasiones, si bien siempre pensando que estoy frente a un problema que nos remite al agudísimo dilema del lugar ausente (central, por supuesto) de la experiencia del arte hoy que es la exhibición. No hay aquí una incoherencia?

Mientras que hoy el arte exige ir a ver la obra, estar allí, puesto que la instalación es irrepetible, a diferencia de un cuadro que podemos ver en la Internet o en cualquier reproduccion de calidad del archivo Astor, parecería que las revistas de arte recogen reseñas, casi siempre, que se leen mas bien como un “brouchure" que como itinerario de una visita. No todas, desde luego.

Una amiga acaba de hacer algo así luego que le pidieran escribir algo sobre el Pabellón Ruso en la última B.Venecia, y andaba buscando información. O sea que de cierta forma, seria como yo escribir sobre un libro o una novela que no he leído. Por otra parte, esto también es legítimo, ya que el mismo Canetti lo recomendaba...No conocemos a estudiantes que han tirado una tesis sobre John Rawls sin pasar de la pagina 120 de Teoria de la Justicia, o de Marxismo sin pasar el volumen 3 de las Obras Completas de Lenin?

Me pregunto si, entonces, las revistas no cumplen una función mas ligadas a una idea de archivo vis-a-vis galerías, que una actitud critica o personal frente a las obras?

R.L.R. dijo...

Querido Ernesto, como decía la Calabacita de verano "Cada cual se divierte a su manera", a tí te pareció interesante tener que escribir sobre artistas que no conocías o no eran de tu preferencia, a mí me resultó intolerable no poder escribir sobre artistas que me parecían sobresalientes y a las revistas ArtNexus y Arte al Día no le resultaban de interés. Por eso preferí concentrarme mayormente en la creación de mi propia plástica y eventualmente escribir algo en este blog que ya tenía funcionando desde el 2008. Por cierto me contestas como si hubiera sido yo el que escribió el otro comentario anónimo que contrapone a las revistas el blog, twitter, etc. y no acostumbro a ponerme comentarios en mis posts para auto apoyarme. Fue más bien otra persona que escribió anteriormente, según veo en el counter por su IP address.

Por lo demás, hay revistas y revistas, y creo que tu proyecto ArtExperience:NYC hasta ahora ha demostrado una seriedad intelectual y editorial que merece todo mi respeto, teniendo en cuanta el esfuerzo con que sé lo han logrado, además de la forma novedosa en que la has integrado con tu blog (preexistente a ella) y una edición digital en PDF que ojalá mantengan aun cuando eventualmente aumente la tirada de la revista impresa.

Con respecto a lo del Non profit organization (idea que lanzó Rubén y he seguido manoseando por analogía) no me parece la forma más viable para crear ese mercado alternativo, por las limitaciones que él mismo menciona (dificultad para poner de acuerdo a 3 artistas) y sus complejidades legales y burocráticas. Así que habría que recurrir a formas aun más creativas e informales, acordes a los tiempos de crisis que vivimos. La comparación con lo que hizo Hirst no procede porque lo que él hizo fue usar los rasgos más corruptos del mercado existente para proyectar su obra a una posición privilegiada dentro del mismo. Cuando hablo de 'usar el mercado en provecho de los artistas' no implico repetir la estrategia de Hirst sino crear un mercado otro, controlado por los propios artistas y eliminando al intermediario, que desde el renacimiento hasta finales del S. XX probó ser imprescindible como factor legitimante y promocional para el artista, pero en nuestros días no tiene por qué seguir siendo así, dada la capacidad intelectual del artista contemporáneo y los nuevos medios de difusión a nuestro alcance hoy.
Te agradezco compartir con nosotros tus ideas y provocar nuevos análisis sobre este complejo tema que nos afecta a todos.
Un abrazo.

Ernesto Menéndez-Conde dijo...

Muchas gracias, Rafa,
Bueno, en primer lugar, lamento haber dado la impresion de que me dirigia a ti, para contestar sobre las revistas y los blogs. No fue mi intencion. Para mi eran dos asuntos totalmente distintos. Y me dirigia a dos personas distintas (a ti y al anonimo). Lo siento.
Gracias por tus elogios hacia mi revista. Los valoro mucho.
Ahora, un comentario para la nota de Gerardo. Tienes toda la razon, si bien no diria que es necesariamente un problema de etica escribir sobre una exposicion que no se ha visto y de la cual solo se tienen imagenes y otros comentarios. Yo diria que es una dificultad que idealmente el escritor no debiera enfrentar.Evidentemente no ver la muestra afecta -y mucho- el resultado final del trabajo. Pero dichas resenas son posibles y en ocasiones muy logradas, sin que por ello el autor tenga que mentir o hablar de asuntos que no vienen al caso. Para una revista no es siempre sencillo encontrar al escritor que pueda desplazarse para hacer una resena a una expo que se realiza, digamos, en Pekin. Hay dificultades practicas (y economicas) que evidentemente atentan contra el trabajo de los criticos de arte. Es una limitacion evidente.
Por otro lado estoy plenamente de acuerdo en que las instalaciones y las exposiciones de hoy deben ser visitadas y debe participarse en el contexto donde se realiza la muestra. Yo diria que la pintura tampoco debiera ser comentada exclusivamente a partir de reproducciones (el tamano real de la imagen posee enorme importancia y raras veces la reproduccion logra captar con fidelidad las texturas o los colores. Tampoco la mirada del espectador puede desplazarse de identica manera ante el cuadro y ante la reproduccion). Es preciso ver el cuadro, tenerlo delante de uno y tambien, como un complemento, disponer de la reproduccion, que a veces permite percibir algun rasgo que se escapo ante el original. Igual, esta es solo mi opinion. Un saludos a todos.

Anónimo dijo...

Tenemos que ir a propuestas concretas y hacer resurgir varios aspectos del arte actual

Primero: Denunciar el fraude o la burbuja ( el documental ya lo hace)
Segundo: Si Bloom hizo un canon para la literatura occidental, no hay que descartar en buscar un "Bloom" o manifiesto que reconduzca todo esto.
Tercero: Hay que volver a decirle a la sociedad algo parecido a esta simple oración
!Oiga señor-a si tiene un amigo-a artista ¿porqué no le compra obra y la discutimos en la sobremesa del domingo con el mío que yo tengo en mi casa?.
Cuarto: Hay que difundir el arte local
Quinto: Hay que reunir en consejo a galeristas, curadores, coleccionista y artistas para debatir...si debatir (...y no precisamente bajo el academicismo)
Sexto: Hay que valorar, otra vez socialmente al artista y al intelectual ( ahora no hablo de lucha ideológica sino de prestigio)
Septimo: Falta difusión sobre "Las miradas del arte" en los medios de comunicación
Octavo: En las escuelas los programas de arte están caducos hay que renovarlos.
Noveno:Hay que revitalizar y prestigiar el grafitti como anzuelo o principio para acercar a la juventud el mundo del arte

Y Décimo_ Wynwood y Basel o se renuevan o sólo representan un "modo social" de relación urbana y no una auténtica representación de lo que se está haciendo o sucediendo desde la base de los creadores visuales del mundo.

Un abrazo

Amílcar Barca

R.L.R. dijo...

Amilcar, hermano, ante todo gracias por tomarte el tiempo para aportar tus ideas a este debate.
El punto en torno a la creación de un canon artístico coincide con la noción de mercado "curado" por los artistas que he sugerido. Una curaduría colectiva que, implícitamente, pudiera conducir al establecimiento de ese canon. Los propios artistas funcionando como filtro natural de lo que va a ser expuesto en estos nuevos espacios sin intermediarios, autoregulados por el criterio de los expositores, que discuten colectivamente lo que se muestra, mientras deciden individualmente el precio de su obra, dentro de estándares lógicos que armonicen con el resto de las obras del grupo, aunque todo depende del riesgo que quiera tomar cada cual o su cotización previa. En cuanto a indicadores estéticos ese canon podrá perfectamente superar los límites estilíscos, de tendencias y modas para centrase meramente en la calidad de la obra, puesto que casi todos somos capaces de reconocer la brillantez de una obra independientemente de si esta coincide o no con nuestro propio concepto artístico.

También me parece interesante la estrategia de apelar a otros sectores de la sociedad, más allá de los coleccionistas iniciados, lo cual se logra naturalmente al sincerar los precios y ofrecer alternativas como obras en papel, ediciones limitadas, etc.
El punto 5to me hace dudar porque los galeristas no van a querer debatir otra cosa que no sea lo que esté dentro de su esfera de poder e intereses.

El punto sexto está muy ligado con el 4to, pues una vez que esos otros sectores sociales comiencen a adquirir arte, más y más gente conocerá la obra de estos artistas, especialmente si sus obras dialogan con la realidad de estas personas. En este sentido recuerdo el interés masivo de un nuevo público por el arte joven cubano a finales de los 80, eran nuevos espectadores que se sentían identificados con obras que expresaban lo que todos pensaban o comentaban en secreto.

La consecución del punto anterior atraerá la atención de los medios, siempre ávidos de contenido, especialmente de lo que es ya popular o un nuevo fenómeno social.

De acuerdo con los ptos 8 y 9.

Wynwood y Basel siguen su propia lógica interna regida basicamente por ese mismo mercado burbujeante que nos muestra Lewis, y ante ellos se puede optar por usar tangencialmente su energía como hacen algunas de las ferias satétites más interesantes con Basel, o prescindir totalmente de ambos fenómenos desde el momento que nuestro mercado se enfocaría en un target muy distinto al de estos.

Gracias de nuevo por aportar tu grano de arena a este análisis y desde ya estás invitado a colaborar con la aventura artística que pueda surgir de éste.
Otro abrazo.

Anónimo dijo...

Es cierto que el capitalismo lo asimila todo, y eso nos deberia dar una idea de la modestia con que debemos esperar resultados. Es posible que la idea de una organizacion non-profit sea una chochera.
Quisas otra posibilidad seria hacer un arte que, por su naturaleza, se auto excluya del mercado del arte: Anonimo, colectivo, efimero, incluso en sus materiales, no particularmente preocupado por la estetica, politico, publico, en espacios marginales, fuera del circuito museo-galeria, incluso del politicamente correcto circiuto "alternativo", anarquico,....
Cuadritos y esculturitas yo puedo hacer en casa, sin que nadie me joda mucho. Exposiciones colectivas donde cada quien muestras sus sobritas, tengo más de las que puedo hacer. Lo divertido para mi seria ser parte de un colectivo anonimo donde se produzca algo que sea la suma de nuestra inteligencia y talento, y que tenga una funcion social(NO estetica) definida.
Alguien menciono que habria que destruir el capitalismo: No te preocupes mi hermano, el capitalismo se esta destruyendo solo, asi como lo hizo el comunismo. Lo que viene es mucho peor.
Ruben Torres Llorca

Dark Pravda dijo...

Otra vez alzarse uno mismo por los pelos sobre el lodazal es única opción cuando falla el levitar...
Así las cosas, no descartemos la supervivencia como arte anónimo y bestial, eventual, del día a día, una obra para ojos de quien alcanza a verla antes de desaparecer en la próxima curva los tres: Observador, obra y artista...El período Latino-Bárbaro dejó mucho olvido, ruinas y alguna joya suelta. Veremos qué trae el Bárbaro-Chino. Claro que siempre puede ser peor si de alguna manera los jodidos no influyen hacia arriba. A seguir elaborando, pues.
De otro modo preparen la valla: "Se cambia puñado de utopías por modesto maestro de artes marciales que aprecie etereas golosinas."

R.L.R. dijo...

Rubén, tienes razón en cuanto a esa capacidad del sistema para asimilarlo todo, una práctica que parece inherente a todo Poder, pues en Cuba también se practicó ocasionalmente con aquellos "rebeldes" que armaron su pataleta justo con ese objetivo de ser asimilados. Pero no es el caso, al menos como lo veo, dado el hecho de que no somos inberbes haciendo ruido para darnos a conocer, la intención sería crear algo tan sólido que llegue a representar una alternativa real a ese mercado corrupto, y que este nuevo "mercado alternativo" en algún momento pueda llegar a ser la norma, no porque haya sido absorbido por el sistema sino porque logre desplazar al mercado tradicional, o al menos convertirse en una realidad independiente que logre competir con aquel.

Por eso me parece que no debemos poner en énfasis en lo que es el Concepto de Obra (hablando de un arte no comercial) porque sabemos la cacacidad omnívora del mercado de arte, capaz de engullir y supercotizar desde un tiburón medio podrido en formol ($12 milones) hasta la mierda enlatada de Manzoni. Quizás sea más importante poner el énfasis en el modo de distribución de esas obras, que no serían comerciales en tanto no busquen activamente el favor del mercado tradicional, al no reproducir los esquemas del arte de moda -sabemos cuales son hace algún tiempo las nuevas tendencias de exito, casi vacías de contenido o que convierten la fantasía o el formalismo en su contenido principal, en esta especie de after-Modernism que ha sido impuesto precisamente después que las casas de subasta lograron corromper la idea de arte contemporáneo con su infladera de globo, suplantado ahora con obras de arte moderno que mágicamente han sido puestas de nuevo en el mercado por coleccionistas que las tenían hasta ahora guardadas o sabrá usted quién. De ahí que ahora muchos dealers estén estimulando a sus cachorros a saltar en esa dirección produciendo obras que parezcan oportunamente modernistas. En fin, yo entendería hoy por No Comercial una obra que, independientemente de su estructura morfológica, o el género o técnica elegida por el artista, reflexione sobre y dialogue con la realidad de nuestro tiempo de manera suficientemente clara y bella como para ser capaz de atraer la atención y enamorar a cualquier hijo de vecino, sin que necesariamente sea un coleccionista o un decorador de interiores.

La idea del non profit no es tanto una chochera como poco práctica, quizas sería más factible entrarle al asunto de modo más directo y aleatorio. Gracias por contribuír tus reflexiones a esta especie de brainstorming. un abrazo.

R.L.R. dijo...

Gracias Dark Pravda, por pasar y recordarnos que las oscuras verdades pueden servir para iluminar el camino. No importa cuánta barbarie oriental u occidental se avizore en el horizonte, aun conservamos intacta la capacidad de crear nuestra propia realidad y añadirle otro escalón a la escalera evolucionista.

Evolucionariamente,
Arte o suerte, ya veremos!