domingo, 14 de junio de 2009

TESTIGOS DEL SILENCIO

Les presento en dos partes este texto que escribí como introducción al libro Ojo, Pinta: pintores cubanos en el Periodo Especial, del poeta y periodista Raúl Rivero, publicado por el Center for a Free Cuba y la Editorial Imprimatur en el año 2000.



El presente libro de Raúl Rivero es el resultado de un proyecto periodístico que frisa la sociología de la cultura, al proponerse rescatar del anonimato a un grupo de artistas plásticos que formó parte de la generación de los 80. Así, las voces que conforman este libro no son las de los protagonistas oficiales del arte de los 80 (exiliados hoy casi todos y “emigrados” temporalmente otros), ni las voces de los pocos que aún permanecen en la Isla, compartiendo la escena con los muchachos de los 90. Escucharemos las voces de aquellos a los que pudiéramos llamar protagonistas de segunda fila y testigos de primera, sin que esta condición guarde relación alguna con la calidad de sus obras (como se podrá apreciar en las piezas que ilustran el libro), sino más bien con su poca capacidad para el simulacro y la doblez moral que hubieran necesitado para negociar con las mismas instituciones que llevaban más de cinco años censurando sus exposiciones.


Angel Delgado, perfonfamce La esperanza es lo último que se está perdiendo, 1990


Los ejemplos más dramáticos fueron los de Ángel Delgado y Joel Rojas, quienes tuvieron que pagar demasiado caro sus quince minutos de fama. A Angel, su “defecación ritual” sobre el Granma (entiéndase el periódico, no el yate) en la inauguración de la exposición “El objeto esculturado”, le acarreó unos desproporcionados seis meses de sombra; y Joel pintó un controvertido retrato de Fidel Castro, que estremeció al Instituto Superior de Arte (ISA) y le ganó la expulsión del mismo.


Joel Rojas trabajando en la pieza que le ganó la expulsión del ISA

El David (detalle),. óleo / lienzo, 2 x 2 m,.1989.


Sus voces y sus obras –como casi todas las que se escuchan y se ven en este libro- quedaron en una “tierra de nadie” ubicada entre el veto oficial y el desconocimiento del exterior. Sus delitos respectivos: participar en un juego de pelota en gesto de protesta, intentar “publicar” la revista Claroscuro (segundo samizdat cubano después del que hicieran Reinaldo Arenas y sus amigos, en los años 70); por ser parte de aquel grupo Paideia que soñaba transformar radicalmente la política cultural; pero, sobre todo, por crear un arte cuyo contenido iba más allá de lo “políticamente permisible”. Su único espacio de promoción –y subsistencia- fue entonces el mercado turístico de la Plaza de la Catedral. En 1994 allí comenzamos a concurrir Angel, Joel, Magín Pérez, Israel Delmonte, Alvaro Almaguer, Justo Amable y el autor de estas líneas, considerando preferible la devaluación de nuestras obras a la de ciertos principios éticos. Sin embargo, no pudimos evadir totalmente el doble estándard imperante, al tener que pintar una obra paralela a la real, que sólo mostrábamos a personas muy escogidas en la intimidad del hogar.


RLR, Horror Vacui, Discorsi Vacui, collage, acrílico y lápiz/cartulina, 35x25 cm, 1994

Este no es un libro de historia del arte, aunque el cuestionario que lo vertrebra indaga acerca del pasado reciente. También enfoca su repercusión en el presente, las circunstancias sociales que influyen ahora mismo en el arte de los 90, sus características, sus coincidencias y divergencias con respecto al del decenio anterior. Asimismo analiza la relación entre el arte y la ideología, la extrema centralización de los sistemas de enseñanza artística y de promoción, y otros temas acuciantes que podrían ayudarnos a imaginar algunos rasgos del futuro.

Continuará...

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno el articulo, Rafe, y el trabajo tuyo con la foto que "quien tu sabes" permitio usar para un anuncio de Benetton... cagandose en la tan cacareada "no negociabilidad de sus principios" mucho mas que lo que Angel Delgado performeo sobre el periodico Abuelita, ese libelo.

un abrazo desde aqui,

Quien Tu Sabes

R.L.R. dijo...

Gracias Quientusabes, tú sabes que esa foto de revista italiana fue un regalo de un querido amigo con la idea de que hiciera un collage. Estuvo engavetada unos años hasta que al fin salió, rodeado de bailarinas, anaforuanas y logotipos ideológicos y comerciales.

Otro abrazo desde acá

Gerardo Muñoz dijo...

Que curiosidad Rafael. Este ensayo lo lei hace casi ano atras, cuando no te conocia. Lo saque de la biblioteca de la universidad, porque me parecio extrano que Rivero tuviera un libro dedicado a la pintura, pero tu prefacio me parecio excelente.
Me gustaria colgarlo de aqui un tiempo en mi blog, si te parece.
Gracias por revivir este ensayo.

un abrazo,

Gerardo

R.L.R. dijo...

Gracias Gerardo, sí es una coincidencia tremenda -y feliz!
Va a ser un honor que cuelgues en tu blog el ensayo. Este es un libro al que le tengo un cariño especial.

Un abrazo

angel delgado dijo...

solo quiero aclarar para los que no han visto el libro, que esta foto del performance "La esperanza es lo útimo que se está perdiendo" no fue publicada en el mismo.
saludos

JR dijo...

Un ensayo esmeradamente escrito y -la segunda adjetivación será la clave-absolutamente necesario. Ojo Pinta, más allá de la compilación es un documento de los impostergables. Es una lástima que proyectos como este que el Center for a Free Cuba asumió no se sigan auspiciando, porque queda abundante registro pendiente.

Anónimo dijo...

No se si lo recuerdas, Rafe, yo estaba muy cerca de donde Angel hizo su inesperado performance, posiblemente con Natasha, con quien fui ese dia, o dando muela -como siempre- cuando unas nalgas flacas de un peluo me sorprenden, y pense de pronto que era El Chen (el del arrebato dizque "performance" que destrozo uno de los trabajos de 9 Alquimistas y Un Ciego)... despues vi que no era el, aunque tampoco reconoci a Angel. No recuerdo si el pedacito de tela o lienzo (anda por ahi, creo) onda tarjeta de presentacion blanca con un huesito verde lo repartio antes o despues... Ni supe bien que paso con el, que otra obra tiene, etc; aunque creo que es uno de los que comentan aqui.

Saludos desde aca

Quien Tu Sabes

R.L.R. dijo...

Muy valida tu aclaración Angel. Sabes quién es su autor, para darle el debido crédito?

Gracias JR, es cierto que fue un proyecto necesario, y una pena que no se haya repetido la experiencia.

Me acuerdo de todo QTS, el revuelo que se armó, la gente diciendo que era uno de Paideia -que es cierto había alguien de pelo rubio muy parecido al de Angel. Si quieres actualizarte en su obra pincha en el enlace sobre su nombre.

R.L.R. dijo...

Joel, gracias por las fotos. Era impresionante la pieza. Un clásico del arte ochentiano. Ojalá la podamos recuperar algún día.

Abrazo

Joel Rojas dijo...

Los años en que se hizo ese libro los recuerdo como un periodo de total abandono y libertad. Eran los años en que ya se hacía mas evidente la sustitucion institucional de una generación por otra y se empezaba ha hablar del "cinismo" como "cualidad" de una generación emergente mas pragmática y dotada de la suficiente doblez como para aprovechar los espacios oficiales en una simbiosis retroalimenticia. Así que se jugaba a yo te permito y te promuevo y tú me sirves para mostrarme tolerante y magnánimo, además de aprovechar aquel interés que surgió por el arte cubano y atraer hacia la isla y hacia los artistas emergentes, el movimiento del mercado. Jugada totalmente planificada para dejar fuera a todo el que se había exiliado y que ya no "pertenecía", por haber perdido el vinculo territorial institucional. Desde esa perspectiva se hizo muy duro para cualquier otro artista acceder a los espacios del arte internacional como vimos que si lo hacían los que eran "promovidos". Galerías, compradores y coleccionistas de arte de EUA y Europa llegaban en masa a la isla, venían también como turistas, otro tipo de turistas, de una izquierda refinada que quería llevar arte cubano "autóctono" del que se hacia en el archipiélago y se promovía allí en el Centro Lam que organizaba La Bienal y recibía las invitaciones de todas las instituciones del mundo que se concebían como sus iguales. Estos eventos y posibilidades eran repartidos a discreción entre los que entraban en el juego.
Todo esto lo vi mientras estaba haciendo mi vida al margen en la feria de La Catedral por muchos años. De ese libro, al que le faltaron algunos pie de fotos y otros detalles por el clandestinaje con que se hizo, quedó la amistad de muchos y el agradecimiento a Raúl Rivero que terminó en la carcel. Entre las pruebas que lo "incriminaban" en el juicio, estaba Ojo Pinta. Recuerdo la voz temblorosa de Blanca, su esposa, cuando me contó como había sido aquel registro en el que se lo llevaron junto a su vieja maquina de escribir y sus papeles y de que el libro era una prueba contra él pues "demostraba" sus vínculos con organizaciones del exilio que "trabajaban" para la CIA
De aquellos años también quedo para mi algo positivo, aprendí a trabajar y a hacer el arte que quería de forma separada. Aunque la artesanía pictórica y las monotipias turísticas me quitaron tiempo para mi obra siempre pude conservar un espacio , una zona de libertad en la que no intervenía ningún otro asunto que no fuera el propio deseo de hacer arte. Hasta hoy es mi método, buscarme la vida como pueda mientras la obra se va tejiendo y la vida va pasando. Que suceda algo con ella o no, ya no es mi asunto.

Anónimo dijo...

Gracias, Rafe. Ya vi lo de Angel. Muy interesante la pincha de el. Y Joel me habla de una Cuba donde ya no estaba... pero que me imagino. Aqui se hicieron varias expos de artistas cubanos que vivian en la isla, y los promotores insistian en ello, presentandolos como que las cosas estaban cambiando, que la politica cultural era aperturista... sin cuestionar que lo mas contradictorio a una apertura real es tener una politica cultural oficial.

Como siempre, desde aca

Quien Tu Sabes

(escuchando a Fito y recordandote)

R.L.R. dijo...

Joel, gracias por compartir ese análisis tan exacto del fenómeno "noventoso" y sus compromisos con el poder bajo esa especie de New Deal que aquel les propuso. Me has hecho recordar algo que ocurrió poco antes de largarme yo definitivamente -digamos entre nov del 96 y marzo del 97, Toirac me invitó a un proyecto que estaba organizando para la Fundación Ludwig con artistas de la plaza. Yo acepté, como parte de mi estrategia de no anunciar jugada, pero luego se la dejé en la mano. Nunca he sabido si realmente se llegó a hacer esa exposición, recuerdas algo de eso?

QTS, ese fue un fenómeno que empezó con el show “Las metáforas del templo” (1993) curado por Garaicoa, quien se convirtió en una especie de Abdel de los 90, pero con menos carisma y una mente mucho más cínica, para usar el adjetivo que se autoaplicaban con tanto gusto los propios chicos noventosos.

Anónimo dijo...

Rafe, y que fue de "LosPosmodernosde Miramar"?

;)

Quien Tu Sabes

(nota: tan pronto vaya a Esa Otra Ciudad a recoger el par de maletas que deje por alla, escaneo el catalogo y te lo mando, lo mismo con Genera Rupturacional)

R.L.R. dijo...

Jaja que memoria tienes QTS.
Me encantaría tener copia de esos textos. Recupera pronto esas maletas.
Abrazo

RI dijo...

Muy buen texto Rafa. Sí es un librito raro, en cuanto a que Raúl Rivero, periodista y poeta, aborde el tema de la pintura. Pero soy testigo de primera mano de cómo en esta empresa, llevada a término por dos personas, Frank Calzón (un hombre con tanto mérito a su haber, desde el Center for a Free Cuba)y Sorem Triff (editor y deseñador, Imprimatur *), se trataba de tenderle un cabo a Raúl, quien estaba siendo hostigado ejerciendo como periodista independiente, lo que más tarde lo llevaría a la cárcel. Estos nombres son importantes, ya que esto fue antes del reino de la Internet y los blogs, estos eran tiempos más herméticos.

*Sorem también concibió y editó la revista literaria Catálogo de Letras (hoy objeto de coleccionista), dónde se publicaban autores de allá y de acá y se divulgaba lo que estaba ocurriendo con el periodismo independiente y los autores señalados por el poder.

RI dijo...

Iluminador, tu ensayo y los comentarios.

R.L.R. dijo...

Gracias RosIn, por tu elogio y por darle crédito a los dos principales artífices de la publicación de este libro. La edición de Soren fue super profesional y exquisita.

Recuerdo nuestras comunicaciones por email (fue una de las primeras personas a quien escribí un email) acabado de llegar a Canada, desde la computadora de un amigo. Me envió unos ejemplares de la edición que se publicó en esos días de Catálogo de Letras. Por dónde anda él ahora, se extraña su columna en El Nuevo Herald.

Anónimo dijo...

te regalo el libro...y todos sus artista...es una historia trasnochada,
que no merece un libro...no espero que pongas el comentario...como siempre!

Anónimo dijo...

Al anonimo comegofio: por eso tienes una biblioteca tan raquitica. God bless

Anónimo dijo...

Esto parece un mensaje cifrado del aparato para los artistas juegapelota

Me partí de la risa. leanlo

http://www.cubaencuentro.com/es/deportes/noticias/quejas-sobre-los-juegos-largos-muchos-de-los-protagonistas-piensan-que-son-artistas-187840